Cadenas

De regreso a casa, más temprano que nunca, José miraba anonadado a través de la ventana del auto bus de la compañía para la que había trabajado por 7 largos años; y que hoy, junto con ocho compañeros más, lo había despedido.

Desde que empezó todo esto era lógico pensar que en muchas empresas hoteleras ocurrieran despidos masivos de empleados, pero José nunca se imaginó que fuera uno de los afectados. Se había comprado un vehículo hace poco y tenía dos préstamos en el banco que eran pagados entre su esposa y él.

Ahora, su vida había dado un vuelco en negativo, en todo el camino sacaba cuentas y, lo que el gobierno le iba a dar, no daba más que para las necesidades básicas, por tanto, era un lujo para ellos en ese momento que; doña Luisa, que tenía ya 5 años trabajando para ellos como ama de llaves, siguiera con sus labores.

arte

Doña Luisa es una mujer fuerte de 73 años y está trabajando desde muy joven. No tuvo oportunidades para estudiar en la universidad, pero, nunca le faltó trabajo. Es una mujer inteligente y confiable que se ha encargado de criar a su nieto desde antes de que su hija muriera de una enfermedad catastrófica.

Esa tarde, Luisa notaba que Don José estaba muy apenado por la situación que le presentaba, pero ella entendía que, en este momento, no era tan necesario pagarle a alguien por aquel trabajo. Preguntó si podían recomendarla con alguien que necesitara ayuda en su casa y les agradecía por todo.

Se fue a casa con el dinero de los días trabajados. Tendrá que sobrevivir con una pensión paupérrima que le dejaron tantos años de servicio en el sector público.

Manuel abraza a su abuela muy fuerte cuando esta llega a la casa. Con 12 años, es un niño cariñoso e inteligente. Era de los pocos niños del barrio que iba a una escuela privada, su abuela hacía de tripas corazón para poder darle la educación que ella no tuvo y este, la estaba aprovechando al máximo, aun sin saberlo.

Luego de dos meses de encierro, al fin la abuela le compraría la computadora que necesitaba para seguir sus clases online, pero Manuel no entendía por qué abuela estaba tan triste. Un día, escucho una conversación de la abuela con alguien a quien le hablaba en voz baja pero molesta: “Voy a tener que cambiarlo de escuela porque no me da para pagar este año”

Tomó el celular de la abuela, donde podía jugar cuando ella no lo estaba usando y, buscando entre los contactos escribió el nombre de su mejor amigo para contarle, insertando muchos emojis tristes, que no iba a seguir yendo a la escuela.

Felipe se preocupó mucho al leer esos mensajes. Él y Manuel tenían la misma edad y eran muy buenos amigos, tanto que doña Luisa había guardado el número del niño para que hablaran de vez en cuando.

Felipe fue corriendo donde su madre y, preocupado; le contó lo que su querido amigo le había dicho. Le preguntó si ellos no podían hacer nada para ayudarlos. “Habla con tu padre, hijo” le dijo su madre cabizbaja.

Agustín escuchó a su hijo atentamente y, con un perfil muy serio le explicó: “Felipe, sabes lo que está pasando en el mundo, eres un niño inteligente. A nosotros esto nos afectó mucho y, estaremos bien, gracias a que hemos tenido la oportunidad de guardar dinero suficiente para un momento como este”

Don Agustín, como solían decirle, sabía que la pandemia les daría un golpe fuerte a sus negocios, trató por todos los medios que su mayor orgullo, un hotel turístico de 4 estrellas cerca del mar, se mantuviera en pie, pero era imposible ante la naturalidad del virus. Ese día estaba muy triste, había despedido a 8 de sus mejores empleados operativos, incluyendo a José, que era como parte de su familia.

La vida es una cadena y, esta pandemia nos afecta a todos, arrasando como un domino muchos sueños, muchas ilusiones, metas y planes. Sin embargo, como cadena, si nos mantenemos fuertes, si nos ayudamos y respaldamos los unos a los otros, podemos volver poco a poco, a ser lo que éramos, a tener lo que teníamos, a soñar lo que soñábamos… no dejemos que mueran nuestros sueños.

“Las ganas de soñar es lo único que la realidad no debería poder quitarnos”

arte2

 

Entre aguja y tela.

Bajo la luz tenue de una vieja y gastada bombilla de tungsteno, ensarta con facilidad la aguja con un hilo cuasi invisible, imposible de ver a simple vista. Con una maquina más antigua que su fallecido padre, es uno de los personajes más populares de la sociedad marginada.

Aquel señor al que le encanta el etílico líquido que lo mata amablemente, aquel al que llaman sastre, el que no huele muy bien según los niños e irresponsable según los grandes.

sastre

Además de coser, deshilachar, cortar y ensartar, tiene un nombre, Andrés.

A veces sí, se tardaba demasiado para hacer su trabajo, pero de que se quejan si es el trabajo que más barato pagan. En ocasiones, sí, extraviaba los enseres, pero no se puede esperar mucho cuando cose en su habitación que, por mal o bien, se encuentra llena de ropa.

Con más caladas de cigarro en un día que puntadas al encoger un pantalón de la señora no tan delgada que quiere estar a la moda, no tiene otra cosa que pensar que con lo que ganara hoy no será suficiente para la cena.

Dos pantalones, tres camisas, las mismas medias del señor de la motocicleta y un vestido roído por los ratones. “Puede ser que el día mejore” piensa mientras se da un trago de veneno de largo plazo.

Con 60 años y 40 de ellos en aquel aparato viejo, oxidado y desgastado en la incómoda butaca culpable de la curvatura que a leguas se observa en su espina dorsal, paró de coser un día antes de la hora acostumbrada. Y vinieron tantas cosas a su cabeza, su esposa, sus hijos, lo difícil que era para el trabajar cada día y noche para que ellos no fueran lo mismo que él, un don nadie.

Se sintió triste y humedeció la camisa que en aquel momento le arreglaba las mangas. Un llanto mudo salía de sus ojos mientras miraba la bombilla que apenas permanecía encendida y parpadeaba como quien agoniza luego de una larga batalla contra espartanos.

La bombilla se apagaba, la de sus ojos; y sintió un peso enorme que lo golpeaba, perdió la visión en un instante y sus pies no respondían cuando intento ponerse en pie. Cayó al piso pero la ropa tirada amortiguo su caída.

Eran las 8:00pm y su esposa tenía 5 minutos sin escuchar el sonido metálico de la aguja contra el corre telas. Lo encontró tirado, en estado de shock y con una aguja en la mano intentando, aun inconsciente, coser el botón faltante de aquella camisa.

Sentado, enfrente de la humilde vivienda que habitaba, estaba el popular Andrés. Dueño de una fama inconfundible de cuenta cuentos exagerado, mentiroso de mentiras blancas y sastre irresponsable pero de calidad.

Quizás su cabeza no soporto tal encierro, tal vez su corazón no entendía lo que había pasado. De lo que estoy seguro es que antes de aquel fallo que llego a su cerebro, ambos órganos se preguntaron al unánime: ¿Qué hizo con su vida?