Cuando una musa se va.

De la misma forma en que en aquella historia ficticia donde una flor, al deshojarse, encadena eternamente a la bestia; dando como castigo el nunca mas volver a ser humano.
Igual al sol, cuando abandona su cenit, muriendo en naranja en el horizonte más lejano, dejando en penumbras a una tierra con hambre de luz de Luna.
Así se siente mi ser ahora.

Te digo adios-poemas-Antonio Gala-Poeta

Ahora que se aleja aquello que no me atreví a conquistar de nuevo, aquella isla prohibida donde se esconde un tesoro que nadie se atrevía a robar y ahora se va sumergiendo palmo a palmo.
Así se siente perder la musa…
Poco a poco se va para siempre y lentamente me pierdo en la soledad.
Como dejar el aire fuera y cerrar las puertas.
Como si el alzaimer alcanzará mis sentidos.
Como cuando mis dones se parten por deshuso.
Como si mis virtudes hirieran cual aspas tajantes.
En cada pétalo caído de aquella flor mencionada, en cada uno de ellos que toca el frío cristal del tiempo, así se va alejando la musa que dormía en mi consciencia.
No la puedo detener y se aleja.
No la puedo detener y la pierdo.

¿Si lo hago?

¿Si la pierdo?

Es lo mismo que mi alma deje mi cuerpo inerte…por que parte de mi ser le he regalado.

Anuncios