Dulce de Leche

Y me miró coqueta… a drede.

Sabe cuánto la admiro y aún más cuanto la deseo.

Su piel color Dulce de Leche, y sus labios sabor miel son ínfimos vicios delante de lo mágico detrás de su sonrisa.

Sus manos suaves, su aliento fresco.

Derritiendome dentro de su boca y respirando sólo por que es necesario, siento que besarla es como dar vida a mi espíritu.

En sus piernas se encuentra un mundo diferente, el cálido esplendor de sus muslos al aire libre y la fiereza de su caminar hace temblar la tierra con cada paso.

Para ella quizás sólo sea alguien especial en su vida, alguien quien le dice lo que piensa y lo que siente.

Para mí ella es la que enciende mis inciensos, la que despierta mi lujuria con una ternura única. La que con su fragancia hace que mis sueños sean felices.

Quizás no esté enamorada de mi, no me importa, aún cuando la ame como mujer. 

Que decir si es alguien a quien admiro y la admiración es el primer paso para adorar a alguien.

Fuerte, humilde, sensible y con temple, es la clase de mujer que encuentras una entre cien… No quisiera contar más.

Por que viviría una eternidad con su calor… Por que la pasión que guarda su cuerpo es suficiente para quemar toda una vida de deseos.

Sincera, valiente.

Una mujer sin desperdicios. ¿Defectos? Si, como todos… Pero, ¿quien mira defectos cuando tienes perfección en un beso enardecido?

Yo me doy cuenta que no será fácil.

Ahora no podría hacer más.

No podría dar lo que quisiera.

De mi no depende el destino.

Y aún así no me daré por vencido.

Anuncios

Recóndita Existencia

Un escritorio, papeles, una nota pegada a la computadora: en la pantalla hojas de cálculo, módulos de procesos y mucho trabajo.

Un escritorio, papeles, una nota pegada a la computadora: en la pantalla hojas de cálculo, módulos de procesos y mucho trabajo.

Mi celular a un lado, sin Internet y con la batería casi completamente cargada; al lado de este las llaves de casa, con llavero bien infantil.

Un cansancio de jueves con sabor a lunes, una molestia estomacal y una cabeza llena de ideas con alas, revoloteando en mi pensar.

Solo quería descansar los ojos de tanto ajetreo y monotonía por unos minutos.

Extraño que mi mente pensó en ver el mapa en el famoso navegador aquel y buscar mi posición en la tierra, comencé a verificar en cuanto tiempo me tomaba llegar de mi pequeño Santo Domingo a la gran Nueva Zelanda, a un Café de una ciudad que ya no recuerdo el nombre.

UniversoTransitando en el monitor sobre la tierra, como si fuese el ojo de dios, me percaté de que tan pequeño y diminuto es mi conocimiento sobre lo que existe en ella.

La mayoría de los hombres, nacen, crecen, se reproducen, sufren, se enamoran, mueren en el mismo lugar donde nacieron, en casos extremos hasta en el mismo sector, en la misma casa…

Somos un poco más de 7, 324, 782, 000 de personas en todo el planeta y no abarcamos ni el 10% de la superficie terrestre.

Pueblos, ciudades, islas, países y continentes; bosques, selvas, valles y montañas totalmente desconocidas; vistos por la estrecha y amarillista ventana del televisor.

Mientras movía el ratón del ordenador, me acercaba cada vez más a mi objetivo. Aleje la vista para tener un panorama más amplio de la línea trazada por el navegador web, allí estaba; mi planeta, en todo su esplendor.

Inmenso, hermoso, majestuoso; azul.

Busque, primero en mi memoria, la posición de Nueva Zelanda y mi cerebro automáticamente coloco la pantalla en aquella paradisíaca isla. Acerque en un punto aleatorio y solo era bosque, ríos, llanuras…solo al sur vi una ciudad; en la cual, encontré aquel Café de nombre extraño al que, según el programa, me llevaría 6 horas llegar si hipotéticamente tomara un avión y un automóvil.

planeta
Y yo aquí, en un rincón de América, en un país corrupto, vendido y abusado; en una ciudad de malos conductores, de falta de conciencia…de personas sin identidad; y para colmo en una oficina vestida de navidad conforme de tener al menos un trabajo, casa donde dormir, una esposa…una familia que me piensa.

Al menos eso tengo, sería lo único que me da valor a pesar de mi recóndita existencia en este inmenso pedazo de tierra.

Solo quisiera poder volar.

Lujuria Onírica

onirico2
No imaginas cuantas noches has sido mía sin tan siquiera darte cuenta. Cuantas veces he tenido tu cuerpo en mi cama ideal y hecho caricias surrealistas.

Cuantas veces te he tenido entre nubes y otras veces hemos separado el magma…no lo imaginas, pero son tantas que en algún momento escucharas gemir tu alma, suspirar tu espíritu y temblar tu ser.

En mi onírico mundo, tú eres la presa que siempre cae en mis fauces, eres aquella ada que esta enjaulada de mi lado del arcoíris.

Como escaparas de mí si es mi mente, mi imaginación te utiliza como su centro y de ti hace emanar colores sabrosos y sabores coloridos, tu cuerpo sudando olores que suenan a caricias y de tu voz surgen sonidos que huelen a pasión.

Eres aquella arcilla que cuando duermo toma forma de los deseos más recónditos de mí ser, eres la reina, la esclava, eres la dueña y la capataz…eres lo que mi lobo interior quiere, cuando quiere y como quiere.

Eres mi columna onírica, la elegida de morfeo para atormentarte en mis sueños húmedos y mojarte subjetivamente.

No escaparas, por que ni siquiera sabes que estas en mi.

Así que no persistas en tu lucha, déjame pensarte como me de la gana.

Sueño de Ensueño

sueñodeensueñodemispasionesUn deleite es soñar contigo, me encanta sentir ese esperado dejavu, que al verte me recuerda que anoche mentalmente, estuviste conmigo.

Aquellos sueños en los que tú eres la protagonista, sueños surrealistas y con colores nubosos, donde siento que estoy en algún lugar de gloria; donde tu ternura invade todo y nuestros movimientos son ralentizados por un cronometro que mortifica mi piel que lucha por tocar la tuya.

En esos momentos donde mi mente no tiene control de lo que piensa, me convierto en paisajista, y tú; en aquel paisaje de senos suaves, de caderas marcadas y de muslos deseables. Hago mi obra maestra con pinceladas coitales, donde tu sudor es la pintura y juntos formamos una gran obra de arte.

Es un deleite soñar contigo, porque me inspiro, respiro y suspiro por tus labios y su sabor imaginario; tus hombros y su textura, tus latidos anhelados.

Al despertar solo me queda escribirlo, tratar de describir lo indescriptible, hacerte el amor en mis pensamientos nublados y oscuros, donde conviertes el sexo en pasión y la lujuria en deseos, volviendo todo más tierno y duradero.

Me encanta soñar contigo, aunque eso solo logre que al despertar te desee más, mucho mas que otras noches.

Fantasias

fantasiasdemispasiones

En aquellas noches frías que reina la melancolía, suelo soñar con tu boca y su melodía. Aquel sonido que convierte mi sangre en sangría y hace que recupere mis fuerzas y energías.

Aquellas noches donde la luna brilla mas, sueño que te tengo cerca y que te puedo tocar, que tu rostro la espalda no me dará y que entregaras tu alma que conmigo volara.

En esos sueños suelo ser protagonista, del sexo que te agita, que crea esa sensación; aquella mimesis tan dulce y bendita que hace que piense que contigo practico la equitación.

Que en tus caderas juego a los columpios, con su vaivén intento llegar más alto, más cerca, más profundo. Donde sientas, el vértigo desde tu entre piernas que como si no quisieras sube sin disimulo.

Fantasías surrealistas, contigo tengo de mas, como una lluvia de ideas moja mi mente empapada, sin reparo suele darse a pensar que tu eres mi bella princesa y que el mundo es nuestra cama.

Que en un cohete vamos a la vía láctea y profanamos su existencia con fluidos corporales…y como meteoro a la tierra descendemos mientras en un gran 69 probamos nuestros sabores.

Explotar, estallar, contigo desaparecer…y reencarnarnos en esencia de lujuria y de placer. Bebernos el mana de los deseos, y surgir como fénix que acaba de renacer.

Al despertar de mis sueños y abandonar la imaginación, tenia las mismas ganas de hacerte mía, pero al darme cuenta que para ti yo no existía, tome lápiz y papel y escribí mi fantasía.