Lucia.

La carne de gallina estaba en el caldero, tapada y puesta en el fogón. La doña había puesto la cena un poco tarde, puesto que para que se ablande la carne de gallina había que esperar un rato más de lo normal. Mandó a Chepe al conuco antes de que el sol se ocultara y este, como buen nieto y hombre de la casa, fue sin rechistar.

El conuco estaba subiendo la ladera. La tierra que le había regalado aquel ingenioso presidente a muchos de sus militares para tener, más que el respeto, la gratitud de sus fuerzas armadas; era una tierra fértil que su abuelo le había dejado en herencia.

Editada-16
Casa de campo – Fotografía: Ramón Guerrero

Llegando a la cima, donde se podía ver la plantación de yuca y el platanal, podía escucharse la música del colmado de la esquina que ponía bachatas de amargue para esas almas que se ahogaban en alcohol por un amor que, quizás, nunca tuvieron. Desde aquella cima también se podía ver la gente cuando iba al manantial por agua para llenar sus tinajas.

Chepe se quedaba mirando a las personas que para esa hora, regresaban a sus casas con vasijas de agua en la cabeza, entonces volvió a la tarea encomendada. Cortó unos cuantos plátanos, sacó un par de yucas, puso agua a las gallinas que ya estaban por dormir y tomó del suelo dos mangos maduros que, con la brisa de la tarde, habían caído de sus ramas.

Puso todo en un saco que llevaba amarrado en el pantalón y se disponía a bajar la colina de vuelta a la casa cuando vio a Lucia que subía del manantial.

Lucia era la hija menor del excoronel de la zona quien fuera uno de los dedos manejados por Balaguer en aquel entonces para controlar las invasiones de los terrenos. Había puesto el nombre de su hija en memoria de una canción escrita por el presidente de Quisqueya en aquel momento. El papá de chepe trabajó también como militar bajo el mando del coronel y, por tal razón, a pesar de que eran amigos, a Lucia no se le permitía hablar con personas diferentes a ellos. Claro, las tierras del coronel Lachapel eran 5 veces más grandes comparadas con las de la familia de Chepe.

Editada-2
Río La India – Fotografía: Ramón Guerrero

Era raro ver a Lucia cargando agua; conociéndola, Chepe sabía que se había escapado para ayudar a la servidumbre. El soltó el saco y se concentró en mirar aquella silueta de joven fuerte. Un vestido de flores hasta las rodillas y un moño en el cabello, Lucia se comparaba con las mariposas de las que su padre le había hablado en algún momento.

Ella lo miró desde lejos, soltó la vasija en el piso y caminó hacia él. Mientras se acercaba, su cara se hacía más divisible para Chepe, hasta darse cuenta de que había lágrimas en sus pupilas.

– Luci. ¿Tú tá bien? _ Dijo Chepe preocupado.

Una lagrima rebelde rodó por las mejillas rojas de la chica, la limpió rápidamente y no dejó que su rostro pareciera triste, si no, más bien enojado.

– El viejo me quiere mandá pa la capital Chepe. _ Dijo con la vista hacia su casa, que podía verse desde lejos.

– Pero Luci, él quizá tá pensando en tu bien. Allá no te va faltá ná. Y va podé ir a la univerdisá.

– Él me vá a mandá pá que me case con el hijo de un viejo amigo del. Y yo no quiero i pá yá.

Editada-15
La gallina – Fotografía: Ramón Guerrero

Chepe, con las manos sucias de tierra, tomó las manos de Lucia para tratar de pasarle algo de sus fuerzas. Siempre han estado enamorados, todos en el pueblo lo saben, desde la desembocadura del río, hasta el chorro, pero nadie se atreve a mencionarlo.

Lucia y chepe quedaron mirándose por un corto periodo de tiempo. En él, ella podía ver la inocencia de la gente buena. Una luz de bondad y paciencia, rara en los hombres de aquel lugar. Él, en ella veía el candor de la juventud y una liga entre amabilidad con un temperamento fuerte y decidido, más extraño aun en las mujeres que allí crecían.

Ya había caído el sol, que entre montañas se oculta más temprano. Lucia, decidida al fin, se acercó a Chepe, tanto que podía sentir su olor a hierba fresca y a tierra negra. Lo besó, con una intención tan bonita que Chepe no tuvo otra opción que corresponder.

Chepe, joven fuerte, levantó a Lucia por encima de la empalizada y la llevó cargada a la enramada que había en el conuco. Allí, el olor a cuero se vio opacado por un aroma de hojas y flores que traía el cuerpo de Lucia.

Las manos de la beldad parecían brillar en el rostro de aquel hombre indio de pelo rizado. Las manos de Chepe, robustas y fuertes, acercaron a Lucia a su cuerpo para continuar los besos y las caricias que hace mucho no se daban.

Editada-9
Bestias en la finca – Fotografía: Ramón Guerrero

Quizás por el miedo a no volverse a ver, o tal vez por lo repentina que fue la noticia, Lucia había renunciado al pudor en aquel momento. Tomó la soga que mantenía el pantalón de Chepe en su lugar, desamarró el nudo y se asió del torso del joven como para fusionarse.

Chepe, que ni tonto ni perezoso, cargó a la joven en su cintura cual almohada hecha de plumas de gaviota. Ya no podían echar hacia atrás. Al son de una guaracha que en la esquina sonaba, Chepe y Lucia sudaban y suspiraban en la enramada del conuco de la familia Rosario.

Las manos de Chepe tocaban las nalgas blancas de la joven, manchándolas de tierra y lodo; empujándolas con fuerza como macho cabrío. Lucia abrazaba con energía el cuello del indio, dejándole comer sus senos antes nunca vistos y con la mirada hacia arriba pidiendo a los santos que el momento nunca acabara.

Nadie escuchaba nada. Nadie podía imaginarse lo que allí pasaba. Pero los gemidos se perdían en el monte. Como bestias indomables, Lucia y Chepe unieron sus cuerpos en sexo y lujuria. Para ellos, eso significaba ser marido y mujer afianzando sus lazos en cada estocada.

Chepe bajo de su cintura a Lucia y la recostó de las paredes de madera del conuco, de espaldas a él; y continuó su embestida como semental en apareo. Un mareo repentino inundo a la joven y su mente perdió lucidez. Entre más le gustaba lo que su hombre le hacía, más sentía que su consciencia se iba. Se asustó y, con miedo a caer muerta, se agarro de los brazos fuertes de su amante, quien la tomó por las muñecas y la dejó a penas respirar.

– Me siento morí, Manuel. _ Dijo Lucia, llamándolo por su nombre verdadero.

– Pué de aquí salimo muelto lo dó.

Al decir aquellas palabras, la joven se soltó de uno de sus brazos para taparse la boca, por miedo a que el coronel escuchara aquella canción lasciva que gritaba el nombre de Manuel. Casi se cae cuando el joven, con voz entre cortada, decía que la quería.

Editada-13
La red de pesca – Fotografía: Ramón Guerrero

Tres minutos pasaron sin hablar, tumbados en el piso de barro. Hasta que la joven rompió el silencio.

– Manuel. Yo me tengo que i. Mi papá no va a durá mucho sin aparecé por aquí.

– Ay dio mío. Yo tengo que llevale uno vivere a la doña _ Dijo el joven asustado.

– ¿Qué vamo a sé Manuel? _ Preguntó Lucia; sabiendo que aquello que habían hecho podía cambiar toda su realidad.

– Ya la vieja me ha dicho mucha vece que no importa si yo me quiero i de aquí. Tengo una carreta y una betia alitá. Tú ere mi mujel Lucia, y si tu quiere, no vamo junto.

La joven sonrió como si el cielo estuviese a su favor, besó a su amado y cruzó la empalizada para tomar la vasija y volver a casa.

Al bajar, Chepe vio a la doña afuera de la enramada donde estaba el fogón, con la cara como un machete.

– Entonce hijo. Contigo se puede mandá a buca la muelte.

– No vieja, fue que se me ecapó una gallina y en eta ocuridá e difícil agarrala.

– ¿Aja? ¿Y esa gallina tiene nombre?

– Vieja, ute siempre con su cosa.

– Con mi cosa no, que yo no soy pendeja y la sarruga no son de valde. _ Dijo la señora para luego apaciguarse y decir: – Tú sabe que tu helmano puede ayudame en la casa. Mijo, si tú te quiere i, pó vete. Que ete campo no se va a caé si te va. Pero ten cuidaó con lo que te lleva, aquí hay gente que por un gallo mataron a tu papá.

Chepe bajo el saco, sacó los mangos y le dió uno a la doña.

– Vieja. Papi fue el que me dijo: “Vale la pena morí por lo que se quiere.” Mi papá era militar y gallero, si no lo mató la milicia, no quedaba otra muelte para él.

Al terminar de decir esto, Manuel se acostó en la hamaca y toda la noche pensó en su amada mujer y en su carreta.

_________________________________________________________________________________

Glosario de términos:

Conuco: Parcela pequeña de tierra o huerta destinada al cultivo, especialmente de yuca; suele estar administrada por un único agricultor.

Platanal: Siembra de plátanos.

Manantial: Naciente o vertiente es una fuente natural de agua que brota de la tierra o entre las rocas.

Quisqueya: Nombre literario o familiar aplicado a la República Dominicana, cuyo vocablo aborigen taíno significa «madre de las tierras»

Enramada: Casucha creada entrelazando ramas y pencas de palmeras.

Tinaja: Recipiente de barro con forma de vasija de perfil ovalado, boca y pie estrechos y por lo general sin asas, que se usa normalmente para almacenar agua potable.

Guaracha: Tipo de música originaria de la isla de Cuba
Las fotografías usadas en este cuento fueron tomadas por el autor en el pueblo de Las espinas, Jamao al norte. Moca, República Dominicana.

Canción Lucia.

Ellos y nadie más

Parte 4

Era uno de esos días donde el sol sonríe. Ese día no hacía calor, la luz se posaba tenue y plácida en los hombros de los transeúntes, dándoles un abrazo acogedor. Era una de esas tardes donde sientes que algo bueno pasará, donde te quedas mirando fijo hacia ninguna parte y sonríes; una de esas tardes en que hay una energía que sale de tus poros y te hace ir adelante.

ShirtPantalón, zapatos grises, una camisa de mangas largas. Peinó su rizado cabello, arregló su barba, echó fragancia en su cuerpo y se miró en el espejo.

– ¿Por qué rayos siempre termino vestido como oficinista? _ Pensó, y sonrió por su falta de conocimiento de la moda.

En una habitación de paredes azules, al otro lado de la ciudad, un labial color granate se deslizaba por sus pronunciados labios. Ella, que no solía maquillarse, apenas se había puesto polvo y un poco de sombras. La sencillez era parte de su esencia.

Un vestido de coctel que no alcanzaba sus rodillas, dejando al descubierto sus esbeltas y hermosas piernas. Zapatos negros de tacón fino; quiso ponérselos, aunque no tenía por costumbre usarlos con frecuencia, deseaba verse atractiva, quería que él la deseara.

En las calles de aquella ciudad con aires coloniales, la gente caminaba sin prestar atención a los detalles. Distraídos en sus menesteres, pocos disfrutaban de las energías que produce la caída del sol entre las tejas de las casas.

WhiskyÉl llego 20 minutos antes de la hora acordada, fue al bar que acostumbraba y pidió un trago de whiskey. Habló un rato con el cantinero, le contó un chiste y salió del bar. Justamente al mirar al otro lado de la calle, de un taxi salía ella. A pocos metros de distancia, en la misma calle donde se vieron en días pasados, estaban mirándose a los ojos fijamente como quien trata de encontrarle fin al horizonte. Caminaron hacia el centro de la calle hasta encontrarse. Ella, mirada de águila, cerró los ojos para disfrutar el aire mientras volaba. Él, como cazador furtivo, disparó el primer beso para hacer caer a su presa desde lo alto hasta sus labios.

– Holis. _ Dijo ella sonriente, y preguntó: – ¿A dónde vamos?

dress2Él la tomo de la mano, dio media vuelta y caminaron. La gente, a penas se dio cuenta de que ellos existían de aquella forma; y ellos, apenas sabían que había mas personas en aquel parque.

Conversaron pobremente mientras caminaban; solo sonreían y se miraban, pareciera que guardaban todo lo que se querían decir o hacer, para cuando estuviesen uno en frente del otro.

Pronto llegaron a un lugar extravagante. Era lúgubre, pero con un aire de nobleza. Había una mesa reservada para ellos con una botella de vino rosa.

– ¿Sabes que solo puedo beberme unas copas? _ Dijo a modo de broma, recordando lo borracha que estaba la ultima vez que se vieron.

– Lo sé. Acordé con la mesera que solo nos tomaremos la mitad. _ Tomó una silla y se la ofreció para que ella se sentara.

El lugar y sus bombillas de tenues luces amarillas. Lámparas con estilo inglés, jazz en vivo y sus asientos cubiertos de terciopelo, llevaron a sus mentes a sentirse lejanamente en los años 20.

baile2Hacía años que no hablaban estando tan cerca, que no sonreían al tiempo, que no se tomaban de las manos. Aunque ambos sabían que todo aquello era temporal, aun cuando en sus mentes estaba claro que, si bien juntos eran magia, el espectáculo acabaría; se disfrutaban como si la luna se hubiese detenido y les dejara vivir eternamente aquellos sentimientos.

Una canción conocida para él comenzó a sonar. La voz de Ella Fitzgerald y el saxo de Armstrong le trajeron un deseo de disfrutar la pieza al son de sus pies.

– ¿Me concedes un baile? _ Dijo, extendiendo la mano hacia su contraparte.

La joven se ruborizo y puso ambas manos en sus cachetes.

– Pero si no se bailar esto. _ Susurró.

– Vamos, yo te llevo.

Baile4Ella se levantó y se puso justo frente a él, quien tomó sus manos, una por encima de su hombro y la otra al aire, y comenzó a moverse con ella hacia ambos lados al ritmo de un-dos. El calor de sus cuerpos ardía por encima de sus ropas. El olor de ambos se entrecruzaba en cada vuelta que daban. Entre la música y el baile se entrelazo un beso perdido.

La luz, sus miradas, la lámpara, la música… Ella, rojo mate en los labios. Él, olor a hierba mojada en la lluvia. Se habían unido, y fundido el aire que entre ambos se desplazaba. La gente de aquel lugar desapareció por completo, fueron desacelerando el ritmo y compás y, sin darse cuenta, estaban solo parados allí, sin moverse.

– Quiero que me hagas el amor. _ Su mirada había cambiado, la niña bonita del vestido de coctel ahora tenía ojos de ave rapaz.

Sin decir nada, él tomó la botella de vino, dejó el dinero en la mesa y salió con ella de la mano. Se detuvo repentinamente antes de salir al notar que había empezado a llover, entonces ella tomó el mando de aquella nave que no se decidía a zapar, elevó anclas y abrió las velas para aprovechar el viento del deseo que la empujaba desde proa. Apretó sus manos y salió, él no pudo más que seguirla. La noche, la luna, la lluvia y él, no sabían a donde iba aquella mujer de pasos firmes.

Caminaron unas cuadras y entraron a un hotel para él, desconocido. Tenia un gran lobby y unas escaleras al fondo de este. Rodeado de columnas dóricas con detalles muy barrocos, parecía mimetizar un coliseo de batalla.

pensarte 3

Subieron las escaleras y una gran puerta doble de madera los esperaba. Ella abrió, él empujó y la luz de la luna descanso sobre el pasillo de una bonita y gran habitación.

Cerraron las puertas y, sin mediar palabras se besaron; tan despacio como si entendieran que nadie los esperaba. Se besaron tan profundamente que el tiempo se sintió ignorado y comprendió la relatividad de su existencia. Sus labios se disfrutaron como baño de aguas termales, el calor de su aliento hizo tormentas en sus bocas y el estruendo de sus lenguas empezó a dejarlos náufragos en un éxtasis vicioso.

Lo abrazó y su mano llego a tocar su cuello. Él por su lado, canino después de todo, la tomó de la pierna y, por debajo del vestido, apretaba sus muslos como si de eso dependiera no caer al precipicio. Ella aceleró sus besos y él puso fuerza a los suyos.

Se separó de su verdugo, se arregló el vestido y se sentó en la cama para quitarse los tacones.

tacones 4-– No te los quites. _ Le dijo, al momento justo cuando ella tenía la punta del taco en los dedos.

– ¿Es algún fetiche nuevo? _ Preguntó coqueta, con una sonrisa casi imperceptible.

– Por ahora mi fetiche eres tú. _ Le dijo mientras tomaba su vestido y, con un movimiento suave lo quitó de su cuerpo para darse cuenta de que, además de los zapatos color negro, lo único que llevaba puesto eran unas prendas color carmín.

Quedó atónito ante tan majestuosa belleza. Parada frente a él, desnuda y con tacones, había una mujer de rostro de niña, mirada coqueta y piel de ámbar, quien, con firmeza posó su pierna derecha en el colchón mientras él aún estaba parado frente a ella, y dijo:

– Si soy tu fetiche, entonces eres libre de saciarlos.

Terminando de escuchar aquella invitación al pecado, se quitó la camisa y desabrochó la correa mientras caminaba hacia ella con intensidad y pasión. Ella le ayudó a despojarse de sus telas, aun con una pierna encima de la cama, lo que dejó a la intemperie sus muslos; la tomó y, levantándola, la llevó hasta la pared en una lucha para ver quien conquistaba primero la boca del otro. Ella lo abrazaba con fuerza entretejiendo sus pies en la espalda de su atacante. Este, la levantó un poco más y quedo frente a frente con sus pechos, los besó con precisión de asesino mientras tomaba el otro como rehén en espera de ser ejecutado.

En la paredElla, con sus brazos, lo apretaba hacia su pecho mientras disfrutaba de sus manos y sus labios, que comían su pecho como bestia hambrienta. Sintió un brusco movimiento y, sin saber como, se estrelló contra la cama quedando indefensa ante la sed de carne de aquel lobo indómito.

Entonces se sintió un momento de calma. Aquella calma que se siente en el ojo de un huracán, una tranquilidad impaciente de saber que viene una tempestad aún peor. A piernas abiertas, sin fuerzas para hacer más que sentir unos labios deslizándose desde su ombligo hasta sus senos.

Arañar

Las manos fuertes de aquel hombre la tenían atrapada de ambos lados de su cintura mientras él, seguía rasgando todo a su paso hasta desembocar en su cuello. Ella, con sus uñas afiladas, intentaba, a duras penas; defenderse clavándolas en la espalda desnuda de la bestia, que sin pausa seguía besando, lamiendo y mordiendo su carne.

– ¡Espera! _ Dijo sin fuerzas. Se soltó de los brazos del animal y, a cuatro patas se dispuso a huir para hacer su movida, pero él fue más rápido.

Dedo labiosLa tomó las piernas mientras ella, boca abajo, soltó un chillido ahogado al sentir un cálido toque en medio de su fuente. Intento cerrar las piernas en un reflejo involuntario, pero fue tomada por los muslos y levantada hasta quedar como felina estirada.

Él, que ha perdido en parte la razón, se esmeró en beber de su caudal con sed desmedida.

Cuando todo se había calmado de nuevo, sujetó las bragas y las quitó de ella, dejando expuesto su sexo. Con sus manos en la cima de las nalgas de ella, prosiguió su cometido con más paciencia.

Ella, había caído presa de una bestia de la cual ya no quería escapar. Acomodó su cuerpo y con los dedos en la boca, los mordisqueaba entre gemidos. Una de sus manos se deslizo hasta su templo haciendo saber que se acercaba el clímax. Con suspiros ahogados y palabras entrecortadas exclamo, con un grito; que había llegado a la isla del tesoro en un barco a la deriva.

Agotada por el viaje, se dejó caer a peso muerto en la cama. Como gacela herida, aun respiraba cansada. Él, aprovecho este momento para completar su propia desnudez, al quitarse las medias, protegió su arma antes del ataque, la agarró por las caderas y la arrastro hacia sí. Tarde se dio cuenta de que había caído en la trampa. Bajó la guardia y, en un vuelco enredado; ella estaba encima con una sonrisa llameante.

– Quiero mas de ti. _ Le susurró aun sin poder respirar a sus anchas.

Encima

Sin dejarlo decir una palabra, tomó el arma de aquel caballero y, como si se tratase de un Harakiri, se estocó así misma sin temor. La mujer que yacía indefensa en la cama, la que trataba de huir, aquella que había perdido las fuerzas; como el fénix, había renacido y ahora quemaba el sexo del que se creía cazador.

Sus caderas abrasaban el miembro del joven que, veía estremecido; como una fiera agarrada a su pecho emanaba alaridos de placer al ritmo del movimiento. El vaivén de su pelvis, el baile de la lujuria que ella danzaba le llevaba hasta lo alto de un cerro, sentía que caía al vacío y volvía a subir.  Ella era quien tenia el control, quien comandaba los deseos que lo hacían hervir.

Como ave que se lanza para tomar su presa, ella se recostó en su pecho, mordiendolo sin misericordia, sin que cesara su baile infernal, lo miro a los ojos y ambos sintieron como se fundían en deseo con un beso. Aquel beso fue el testigo del averno en el que se había convertido aquella habitación. Ya no era ella, ya no era él… Eran ellos, su sudor, el olor de su pasión, el sabor de su piel. Eran uno. El la abrazó, tan fuerte que delató sus últimos pasos para ser lanzado del barranco sin regreso, directo al orgasmo.

Entre caricias, besos, mordidas y arañazos, se amaron, se quisieron, se cogieron, se quemaron. Cada una de sus células habían sentido como dos cuerpos se fundieron.

Y allí estaban, con la cabeza en su pecho. Con las manos en sus nalgas, con las piernas entrecruzadas. Habían entrado dos personas, y en ese preciso momento, solo quedaba la tercera persona del plural.

Esta vez, quien se levantó tarde fue ella. Había quedado exhausta al parecer, y no se percató que ya era de mañana. Miró a su lado y, como temía; no había nadie. De inmediato notó que no tenia los tacones puestos y que había desayuno en la mesa de noche, donde, debajo de la taza con chocolate, había una nota.

Abrazados en al ducha

La tomó, y su rostro hizo una mueca entre una sonrisa y un dejo tristeza. Dejó el papel en la bandeja y buscó su ropa interior. Tomó su vestido y en su mente solo rondaba un pensamiento: “Debes irte” sin embargo, la curiosidad es más fuerte.

– Podría leer la nota y hacer como si nunca la leí. _ Se dijo.

Posó el vestido en la cama, se sentó al lado de la bandeja, tomó el pedazo de papel y lo abrió rápidamente:

“Me encantó, te veo en el jacuzzy cuando despiertes, aun es temprano, podemos disfrutar un rato más”

– Idiota. _ Al decir esto, sonrió, se quitó la ropa interior y fue a darse un baño.

Allí estaba él, lavándose el cabello.

– ¿Entonces soy un idiota? _ Dijo burlándose.

– Cállate.

Lo abrazó mientras él cerraba la puerta de la bañera.

__________________________________________________________________________________________

Parte 1: Ellos – Borrachos de Coctel

Parte 2: Ellos – Resaca al Desnudo

Parte 3: Ellos – Divergentes

Ellos – Resaca al Desnudo

Parte 2

– Casi olvidaba el sabor de tus besos. _ Le dijo mientras lo miraba fijo a los ojos.

– Yo nunca olvidaría los tuyos. _ Sonrió

Tenían meses sin verse y años sin tocarse como en ese momento lo hicieron.

Se conocieron de una forma extraña, casi tanto como se vieron en esas calles solitarias.

Cargada entre sus brazos, ella yacía con ojos cerrados. Él, la miraba mientras subía las escaleras del hermoso hotel vestido de épocas de antaño. La misma habitación de siempre. El mismo lugar a donde solía ir solo, a descansar, a despejar la mente y a buscar ideas, ahora era ocupado por dos personas.

La posó sobre la cama, le desabrochó el brasier y se sentó allí, a mirar la forma en que rebotaba la luz de luna en las ventanas del inutilizable balcón del tercer piso.

I

Se levantó. Se quito la camisa y los zapatos y, de forma imperceptible, ella se había levantado y lo abrazaba desde su espalda hasta tocar su pecho con las manos. Sus manos cálidas y el olor de su piel; con una ligera marca de alcohol, lo hicieron voltear para darse cuenta que ella se había quitado el vestido.

– ¿Qué crees que haces? _ Dijo sonriendo mientras le tapaba el cuerpo con una sábana.

– ¡No me tapes! Estoy lo bastante sobria para saber lo que hago y lo que quiero. _ Al terminar la oración, casi se cae de la cama.

Él, la tomo del brazo para que esta no cayera al suelo.

– Querida. Esta vez, ni yo estoy sobrio.

Con una sonrisa en la cara, él esperaba que ella lo mimetizara… y así fue. Ella sonrió y lo beso como nube contra el viento.

Esos besos con sabor a recuerdo. Besos que traen a la mente historias que nunca pasaron.

6Él la tomo por la cintura y la empujo hacia sí mismo, suavemente, para sentir aquel calor que desprendían sus poros. Los besos se intensificaron, tomando un significado más fuerte. Mordidas, lenguas, saliva y sudor.

Puro frenesí los controlaba. Como si el tiempo que llevaban sin verse acumuló las ganas de sentirse el uno al otro.

No hubo juegos, ni romance… mucho menos compasión. Se despedazaron a caricias. Sin pensarlo, él terminó de desnudarse, ella como respuesta lo tomó del cuello y, acostándose, se posó debajo de él. Un movimiento rápido para acomodarse y hubo unos segundos que parecieron en cámara lenta justo antes de que su sexo se deslizara en sus adentros. 9 centímetros en 3 segundos.

2Ella arqueo la espalda como si desde la cama, las manos de un ángel caído la empujara hacia el cielo. Él comió de sus pechos mientras sus caderas bailaban al son de la lujuria.

Ella, y sus manos agarradas a la espalda de él para no caer.

3.jpg

Él y sus labios cual lobo matando presa, pegado a su cuello.

Ella y sus pies estirados del placer.

Él y su respiración excitada.

Ella y sus gemidos.

5

Él y sus suspiros.

Ella, en blanco.

Él, muriendo.

Ella… Él

Uno.

El sol parecía mucho más brillante en la mañana. Aprovechó que las cortinas no estaban correctamente colgadas y se coló en la habitación golpeando sus rostro.

Abrió sus ojos lentamente y, cuando su cerebro se encendió, entonces recordó cada sensación que había tenido la noche anterior. Aun podía sentir el palpitar entre sus piernas.

Miró a su lado y no encontró a nadie. Sintió algo de melancolía, pero ya sabía que era una posibilidad.

Entro a la ducha y, con agua caliente, trató de quitarse los pensamientos que le venían a la cabeza y seguir su día sin remordimientos. Salió para vestirse. Escondido en su ropa interior encontró un pedazo de papel.

Lo tomó con dudas, lo leyó, sonrió y, se mordió los labios.

Suspiró.

__________________________________________________________________________________________

Parte 3: Ellos – Divergentes

Parte 4: Ellos y nadie más

Parte 1: Ellos – Borrachos de Coctel

Memorias

– Es una chica linda.

Así la describieron la primera vez que me hablaron de ella. Y no fue exagerando, ella era linda.

No. Ella era extrañamente bonita.

Piel canela, cachetes colorados y una hermosa sonrisa de la que salió un alegre “Hola”

Era de esas personas que conoces y no imaginas que serán si quiera amigos.

Cora.jpg

Recuerdo que una noche bailamos. Varias veces bailamos. Un ceñido vestido cubría su tersa piel hasta unas cuantas pulgadas encima de sus rodillas, dejando al descubierto unas hermosas piernas que, a ritmo de merengue se movían, a veces sin ritmo a causa del alcohol.

En cada giro, su cabello lanzaba esporas perfumadas en mi rostro. Aquel olor hacía más cómodo bailar, rompiendo las leyes físicas del espacio.

Recuerdo que un día comimos. Tiene el don de comer y no perder la figura. Sonreía y suspiraba con cada bocado. Tiene el candor de una frágil rosa, de esas que, aun en otoño, luchan para no dejar sus pétalos caer y prefieren congelarse en invierno. Entonces sonrió al verme mirándola:

– ¿Que? Tengo hambre.

Me replicó. Lo que a su vez me hizo sonreír.

Su sonrisa podría partir en dos un arcoíris y tomar su lugar. Y su tierno mirar sosegar a la bestia menos dócil.

Recuerdo que una noche cogimos. Quizás no fue el mejor momento, quizás no fue la vida correcta… pero pasó. La tomé de las manos y, como si pidiera permiso para besarla, me acerque tímido. Sentí su sonrisa frente a mis labios y su lengua, amable, me recibió como si su boca fuera mi hogar.

Un beso de esos lentos, de esos que duran unos segundos, tiempo suficiente para que haya aparecido un sentimiento extraño… como si nos hubiésemos conocido de antes.

Sus pechos, los más hermosos que había visto en mi vida, firmes en mis manos y suaves al tacto como nubo frente al aire; orgullosos, cortaron las distancias que separaban su calor de mis ganas. Las ganas de conocer su sabor, el sudor de sus piernas, la esencia que de su piel emanaba.

Al bajar de sus altas montañas por el sendero de su abdomen; por donde agua dulce fluía, llegué exhausto a su valle. Con sed tomé del agua de su arrollo y las ondas removían sus orillas.

Al verla allí, con los ojos cerrados; al contrario que sus piernas, sonreí. Como cuando en un sueño estas volando a tu antojo y sientes como tu cuerpo disfruta cada centímetro del viaje hacia el espacio… Así sintió mi cuerpo nadar en sus adentros.

IMG-20180907-WA0015.jpg

Entonces sentí aquello, aquel “Clic” que hacen las mentes que, posiblemente, se hayan conocido en otras vidas. Aquella sensación extraña de haber viajado a ese lugar que no conocías, de haber hecho antes, aquello que empezabas a realizar; ese sentimiento de que, esta idea que acabas de tener podría ser un recuerdo.

No podría olvidar que una vez lloramos. Luego de un lindo día caminando en un feo sitio de la ciudad. Sus ojos se llenaron de lágrimas y sus pupilas reflejaban impotencia. Allí pude ver su lado quebradizo, allí se rompió por el simple hecho de pensar  que los demás pensaban de ella, lo que en verdad no era. La abracé un momento y traté de hacerla entender que no debía dejar que otra persona la dañara, aun cuando ella la quisiera.

No recuerdo cuando nació nuestra amistad. Si fue mientras bailamos, o cuando comimos juntos. No recuerdo si fue mientras cogimos o cuando sus ojos empaparon mis hombros. De verdad que no recuerdo… Una amistad extraña para nosotros que, de habernos encontrado en otra vida, en otras circunstancias, con otra realidad; quizás aún estuviésemos viajando, yo en sus adentros y ella en mis pensamientos.

 

Fotografía: Ramón Guerrero
Modelo: Cora Gonzalez

Sin Situlo

No, ella no es mi novia.

¿Amantes? ¿Nos pueden llamar así si cogemos aunque yo no tenga pareja?

No sé si tiene pareja, y no me importa, si no me lo ha dicho es porque no le interesa que lo sepa, además de que nunca le he preguntado, y no creo que lo haga tampoco.

¿Qué somos? ¿Tienen alguna necesidad psicológica de ponerle nombre a todo?

 

No sé si es mi alma gemela o si tiene en su dedo, el otro extremo del hilo amarrado a mi meñique. No sé lo que somos, ni me interesa.

 

Es más, llámenlo como quieran.

1

Lo que sí sé, es que cuando me besa se siente como si de mi lengua dependiera el oxígeno que su cuerpo necesita. De lo que estoy seguro es, que sus ojos me miran con una lujuria, tan ardiente como gigante roja.

Es directa como cañón de alto calibre, casi siempre da en el blanco; y, si no atina a mi diana, entonces le disparo yo, hasta terminar entre sus labios en un intercambio de disparos.

La conocí después de besarla. Luego de que sus dientes mordieran mi lengua y; a obscuras, sus manos conocían la estructura de mi espalda, no tuvimos tiempo de hablar, o de llegar a un acuerdo, firmamos de mutuo consentimiento la oportunidad que nos había tocado. Yo firme al tocar sus nalgas, ella cuando subió a mis caderas.

Se hizo mi aprendiz al desnudo, y con húmedos argumentos me convenció de ser su maestro. Sin miedo, sin vergüenzas nos entregamos a las tentaciones de la carne; ya no temo al infierno, tiene cielo entre sus piernas.

Otra-.jpg

Y no, no tiene nombré, ni etiquetas… no declaramos las caricias que nos dimos, ni pusimos una regla o limite cuando ella me llamo “perro” y yo le dije “puta”. No nos ofendimos, ni cuando ella mordió; sin previo aviso mis nalgas o cuando sin aviso previo hale con fuerza sus cabellos.

No nombramos el sudor de nuestros cuerpos, ni le puse algún apodo al arañazo que me hizo en las costillas… Y es que si designo un nombre a lo que hacemos se volverá objetivo, en cambio; si queda innombrado, sin protocolo, sin formalismo… se queda más cercano a lo abstracto más etéreo. Surreal.

Si he de reconocerlo de alguna manera, lo nuestro seria compartirnos, disfrutarnos, cogernos; matarnos y vivirnos. Un complejo ir y venir.

Y así lo vamos a dejar, hasta que ella se canse de pedirme más, o hasta que yo me harte de tener ya menos.

 

Gratitud a Carolin Rosario (Mi Princesa Rebelde) Por inspirar este escrito.