UFOVNI

¿Cómo podría definirse la palabra exclusividad cuando se habla de relaciones?

Muchas personas colocan esta palabra como un elemento sumamente importante en las relaciones sentimentales, sexuales o de pareja: “No debería sentir eso por nadie más que por mi” “Si esta con otras personas en la cama, es porque no se satisface conmigo” “No debes mirar a nadie más que a mi”

Podría leerse un tanto extremista en un sentido, o justo, en otros ojos.

Pero a ver, ¿Qué es lo que hace especial el hecho de que una persona sea exclusiva para nosotros en cualquier sentido de la vida? ¿Existe en verdad la exclusividad total? Respondamos estas preguntas tomando en cuenta nuestras vidas digitalmente desarrolladas.

Hay muchas interrogantes sobre el tema del sentido de pertenencia que puede sentir una persona hacia otra, solo que no nos llegan tan definidas que podamos decirlas a penas nos pregunten, sin embargo; hablando del hecho que hace especial el tema de la exclusividad relacional, ¿Queremos que alguien sea solo nuestro en algún sentido, por el hecho de no haber vivido, probado o tocado otras realidades? Para darme a entender mejor hago esta extraña comparación:

b

Cada uno de nosotros es un planeta, y nuestras relaciones con otras personas son visitas, alienígenas que vienen y se quedan un tiempo, o se van al poco rato.

Algunos llegan, miran todo y, por malvados o por idiotas; destruyen a su paso lo bonito que hay, dejan huellas de destrucción en su partida y pedazos de las partes dañadas de sus mal cuidadas naves. Otros llegan, aprenden y se quedan, se hacen uno con nuestro ecosistema, descubren nuevas cosas en nuestra inmensidad, cosas que ni nosotros conocíamos, nuevas especies de pensamientos, virtudes y saberes que ponen en nuestro inventario, en la lista de elementos que coexisten en nuestra atmósfera.

Son muchas personas. Van y vienen por que no pueden estar siempre en un solo planeta, al igual que nosotros.

Cuando una persona quiere que alguien no haga algo con nadie más que si mismo, está tratando de arruinar la nave de esa persona, de arrestar parte de él en su planeta y obligarlo a que esa parte de su ser quede ahí, encerrado.

Esta es la gran pregunta: ¿Qué es preferible para nosotros?

  1. Tener a alguien que, con miedos, dudas, indecisiones o por cobardía, deje parte de si en nuestro planeta.
  2. Encontrar alguien que, a pesar de haber conocido tantos planetas como tú, deje gran parte de su ser para regresar al tuyo, porque a pesar de tanta diversidad esa persona elige tu ecosistema, tu atmósfera, tu estratosfera, tu superficie, y la habita de tal manera que los demás planetas son solo una visita amigable, un viaje con regreso, un café improvisado, conversaciones sobre ti; libertad de irse y volver a ti.

c

Eso… eso es lo que hace especial el deseo de pertenencia en las relaciones. Todo aquel que desea que otro le pertenezca, está queriendo encerrar un alma, sin embargo, quien entiende y respeta la libertad que tienen los demás de decidir dónde quieren estar y encuentra un ser que, aun sabiendo la libertad que tiene, decide entregarse a alguien por voluntad propia, eso es algo mágico.

Tener la libertad de decidir en qué jaula encerrarse, es también una forma de libertad, más aun si esa jaula nunca está cerrada. Aprendamos a ser libres… y a ser como esas jaulas que alguien decide habitar por que parecen nidos.

“Adoro que, a pesar de tener la libertad de poder habitar otros planetas, eligieras hacer una base en el mío”

Desde Mi Punto De Vista

Para variar, me gusta ver las cosas siempre desde otro punto de vista.

En esta ocasión veo a todos despidiéndose del año 2017 y agradeciendo por las cosas que pasaron en él.

IMG_7906

Me he quedado pensando si debería agradecer al lapso de tiempo de 365 días que acabará hoy a las 12:00am, porque en realidad, son nuestras acciones las que hicieron que pasaran las cosas en este rango de existencia. Fueron nuestras decisiones y las consecuencias de los demás las que crearon las coincidencias, las oportunidades y hasta la suerte de haber vivido o experimentado tal o cual cosa.

Sin embargo, es más fácil decir gracias al tiempo que nos permitiera vivir todo eso que dar merito a las cosas que motivaron el hacer en nosotros, o pedirnos perdón por no hacer las cosas que debimos en el tiempo en que pudimos.

El tiempo, el periodo que conformo el llamado año 2017 hubiese pasado aun tú te hubieses quedado en cama todo el día; dependía totalmente de ti tener las experiencias que has tenido, conocer las personas maravillosas que forman ahora parte de tu vida y dejar atrás a esas que ya completaron su ciclo en tu círculo social; también dependía de ti, y no del tiempo; los errores, las cagadas y las erratas que cometiste durante el año.

Pues, si dependió de mí, no me arrepiento más que de haber hecho mal a alguien, aun cuando a veces, sin pensarlo; hacemos daño colateral a terceros, porque cada una de nuestras acciones también tocan a las personas a nuestro alrededor. Si dependió de mi, entonces me alegro de haberme atrevido a sonreír, a charlas con aquel desconocido, por aceptar aquella propuesta. Me alegro de haber sentido que ame, que quise, que desee… si dependió de mi entonces me llena de paz saber que tu felicidad también fue parte de la mía y que tus secretos los confiaste a mi mala memoria, que fuimos cómplices y que aun sonreímos por eso que solo sabemos nosotros.

Si dependió de ustedes, doy gracia a cada una de aquellas personas que respondieron el ¡Hola! Que les di, la sonrisa que les regalé y que me estrecharon la mano con toda sinceridad y con el deseo de hacer amistad. A esos que me mandaron chistes malos por que saben que me encantan y aquellos que pensaron en mi para confiarme alguna oportunidad.

Si dependió de cada uno de nosotros entonces gracias por compartir conmigo momentos de alegría, tiempos de cambio; por entender mis pasiones y dejarlas fluir, gracias a los que con cariño me dieron un abrazo y a esas personas especiales que, al verme, se abalanzan contra mi dejando los pies en el aire y su cuerpo en mis brazos dando un abrazo fuerte y divertido. Gracias por caminar conmigo de las manos, por saltar cuando estas riendo a carcajadas cuando digo una de mis payasadas.

Si dependió de ti, gracias por lo que me has enseñado, espero haberte enseñado algo. Que no haya sido en vano el tiempo que compartimos juntos por que cada uno dio de sí, de los más importante… tiempo. Gracias a ti, eres parte de lo que soy. A ti también que, aun cuando no te conozco en persona, tienes un lugar especial en mi mente por tus valores y tu personalidad.

Pero no quiero ser el que no le diga nada al 2017, así que le crearé una personalidad con todas las cosas malas y buenas que me han pasado dentro de su fluir y le diré: Perdón.

Si, debemos todos pedirles perdón al tiempo por cada cosa que pudimos, debimos y quisimos hacer y no hicimos.

Por aquellos poemas que no escribí, aquellas musas que no aproveche, por tratar de mala manera a la inspiración, por no dedicar tiempo a mi talento.

Por aquellos viajes sin hacer, por los lugares que no conocí, por las personas que no salude, perdón por las fotografías que no tome sobre momentos que no pasaran jamás. Perdón por no seguir mi pasión.

Perdón por no pasar el tiempo que debí con las personas correctas; Familia, amigos, cómplices… y te pido perdón por despilfarrar tiempo con gente que no merecía un segundo mas de mi.

Perdóname por no atreverme más, por no tratar de, alguna vez al menos, pisar la cuerda floja sin importar que pudiera caer.

No te pido perdón por equivocarme, de ahí aprendí y fue lo que pensé era correcto en ese momento, pero si perdóname por quien salió herido por mis decisiones impensadas.

Perdón si te desperdicie, si llore de más, si dure días con una tristeza que borraba mi sonrisa. Perdón por no aprovecharte al máximo.

Pero con un “Perdón” el tiempo no vuelve atrás, ya se fue… y no volverá.

Solo nos queda intentar existir de la forma más vivificante este próximo lapso de tiempo.

Dejar de pensar tanto en dinero, el trabajo duro te lo dará. Dejar de malgastar el tiempo… y vivir.

No es tan difícil, solo debes grabar en tu mente que el 2017 no lo vivimos, el paso matándonos, llevándose un año de nuestra efímera vida; si lo piensas bien, creo que buscaras la forma de que el 2018 te mate de la mejor manera posible.

Feliz año nuevo.

Fotografía: Ramón Guerrero