Desde Mi Punto De Vista

Para variar, me gusta ver las cosas siempre desde otro punto de vista.

En esta ocasión veo a todos despidiéndose del año 2017 y agradeciendo por las cosas que pasaron en él.

IMG_7906

Me he quedado pensando si debería agradecer al lapso de tiempo de 365 días que acabará hoy a las 12:00am, porque en realidad, son nuestras acciones las que hicieron que pasaran las cosas en este rango de existencia. Fueron nuestras decisiones y las consecuencias de los demás las que crearon las coincidencias, las oportunidades y hasta la suerte de haber vivido o experimentado tal o cual cosa.

Sin embargo, es más fácil decir gracias al tiempo que nos permitiera vivir todo eso que dar merito a las cosas que motivaron el hacer en nosotros, o pedirnos perdón por no hacer las cosas que debimos en el tiempo en que pudimos.

El tiempo, el periodo que conformo el llamado año 2017 hubiese pasado aun tú te hubieses quedado en cama todo el día; dependía totalmente de ti tener las experiencias que has tenido, conocer las personas maravillosas que forman ahora parte de tu vida y dejar atrás a esas que ya completaron su ciclo en tu círculo social; también dependía de ti, y no del tiempo; los errores, las cagadas y las erratas que cometiste durante el año.

Pues, si dependió de mí, no me arrepiento más que de haber hecho mal a alguien, aun cuando a veces, sin pensarlo; hacemos daño colateral a terceros, porque cada una de nuestras acciones también tocan a las personas a nuestro alrededor. Si dependió de mi, entonces me alegro de haberme atrevido a sonreír, a charlas con aquel desconocido, por aceptar aquella propuesta. Me alegro de haber sentido que ame, que quise, que desee… si dependió de mi entonces me llena de paz saber que tu felicidad también fue parte de la mía y que tus secretos los confiaste a mi mala memoria, que fuimos cómplices y que aun sonreímos por eso que solo sabemos nosotros.

Si dependió de ustedes, doy gracia a cada una de aquellas personas que respondieron el ¡Hola! Que les di, la sonrisa que les regalé y que me estrecharon la mano con toda sinceridad y con el deseo de hacer amistad. A esos que me mandaron chistes malos por que saben que me encantan y aquellos que pensaron en mi para confiarme alguna oportunidad.

Si dependió de cada uno de nosotros entonces gracias por compartir conmigo momentos de alegría, tiempos de cambio; por entender mis pasiones y dejarlas fluir, gracias a los que con cariño me dieron un abrazo y a esas personas especiales que, al verme, se abalanzan contra mi dejando los pies en el aire y su cuerpo en mis brazos dando un abrazo fuerte y divertido. Gracias por caminar conmigo de las manos, por saltar cuando estas riendo a carcajadas cuando digo una de mis payasadas.

Si dependió de ti, gracias por lo que me has enseñado, espero haberte enseñado algo. Que no haya sido en vano el tiempo que compartimos juntos por que cada uno dio de sí, de los más importante… tiempo. Gracias a ti, eres parte de lo que soy. A ti también que, aun cuando no te conozco en persona, tienes un lugar especial en mi mente por tus valores y tu personalidad.

Pero no quiero ser el que no le diga nada al 2017, así que le crearé una personalidad con todas las cosas malas y buenas que me han pasado dentro de su fluir y le diré: Perdón.

Si, debemos todos pedirles perdón al tiempo por cada cosa que pudimos, debimos y quisimos hacer y no hicimos.

Por aquellos poemas que no escribí, aquellas musas que no aproveche, por tratar de mala manera a la inspiración, por no dedicar tiempo a mi talento.

Por aquellos viajes sin hacer, por los lugares que no conocí, por las personas que no salude, perdón por las fotografías que no tome sobre momentos que no pasaran jamás. Perdón por no seguir mi pasión.

Perdón por no pasar el tiempo que debí con las personas correctas; Familia, amigos, cómplices… y te pido perdón por despilfarrar tiempo con gente que no merecía un segundo mas de mi.

Perdóname por no atreverme más, por no tratar de, alguna vez al menos, pisar la cuerda floja sin importar que pudiera caer.

No te pido perdón por equivocarme, de ahí aprendí y fue lo que pensé era correcto en ese momento, pero si perdóname por quien salió herido por mis decisiones impensadas.

Perdón si te desperdicie, si llore de más, si dure días con una tristeza que borraba mi sonrisa. Perdón por no aprovecharte al máximo.

Pero con un “Perdón” el tiempo no vuelve atrás, ya se fue… y no volverá.

Solo nos queda intentar existir de la forma más vivificante este próximo lapso de tiempo.

Dejar de pensar tanto en dinero, el trabajo duro te lo dará. Dejar de malgastar el tiempo… y vivir.

No es tan difícil, solo debes grabar en tu mente que el 2017 no lo vivimos, el paso matándonos, llevándose un año de nuestra efímera vida; si lo piensas bien, creo que buscaras la forma de que el 2018 te mate de la mejor manera posible.

Feliz año nuevo.

Fotografía: Ramón Guerrero

Anuncios

Pequeña princesa, gran maestra.

Hace un tiempo me di cuenta que podemos aprender grandes cosas de nuestro vivir diario, incluso de los más pequeños.

Después de que Siarah terminó de cenar, puso su platito favorito en una mesita cerca del mueble, yo estaba sentada allí y cuando fui a levantarme, sin querer, lo tire al piso y se rompió en varios pedazos.

princesa

Ella se volteó y vio su plato en el suelo, roto, y casi rompe a llorar; pero cuando vio que yo estaba sin saber dónde poner la cara o que hacer, dejó que me acercara y me abrazó, estiró sus brazos y me hizo levantarla.

Con sus ojitos brillosos por las lágrimas que se acercaban, me miró y me dijo: ¡Mami, te perdono! y me abrazó fuerte.

Esta acción tan sencilla de parte de una niña de 4 años, me hizo darme cuenta cómo somos los seres humanos cuando somos niños, y lo diferente que somos cuando nos hacemos adultos. Cuánto nos cuesta perdonar, y lo fácil que es para los niños dejar todo atrás y seguir como si nada sucedió. Hoy, mi hija de 4 años me dio una gran lección.

Historia contada por Genesis Ruiz (Paráfrasis)

“Gracias Reina de Picas