Versos del Abandonado

Tan absurdo mi mundo sin ella como aquel moribundo deseo de no existir. ¿Como pretende que viva con media alma rota? Se ha llevado con ella toda mi calma, dejando este caos sofocante tras sus pasos.

1

¿Como podría no recordar noches dulces de néctares azucarados y, plasmados en nuestros rostros, el sentir de cien orgasmos y una muerte? En cada uno de tus dedos te llevas parte de mi espíritu y, como vampira lasciva, consumes con voraz gula; la lujuria de mi pecho, dejando marcas de desvelo en mi espalda aun rasgada.

Dime ¿Así, como te olvido? en un hilo mi esperanza y en tus manos mis latidos. Luego de subirme a la gloria de tus piernas olor a delirio. Delicias de un caribe no encontrado y de vírgenes archipiélagos de lunares a la deriva.

4¿Dónde encontraré la fórmula para no pensar en ti? ¿Acaso existe un brebaje capaz de limpiar los momentos más hermosos que vivimos? Los días de lluvia donde las gotas se detenían un milímetro antes de caer para poder ver, justo antes de morir; lo apasionado de nuestros besos. O los días de sol, donde rompíamos la incomodidad de un verano abrasador con abrazos furtivos llenos de magia.

2Te vas después de sellarme. Después de dejar en mi una marca de saliva y sudor. Luego de ponerme en una jaula de gemidos con mi nombre. Ahora que mi sangre fluye más rápido al escucharte hablar.

Decidiste irte ahora, pero solo tu cuerpo camina rumbo a otro lugar, ya que, tu mente, tu alma y tu espíritu, hace meses que me dejaron solo.

Cruces Olvidadas.

En aquel campo llamado santo por los vivos que esperan la redención de sus seres perdidos, se pueden observar, si se quiere; detalles que ennegrecen los pensamientos.

Hierva mala que trepa por las cruces olvidadas, cruces en las que el tiempo y el descuido ha dejado sin nombres ni epitafio. Flores marchitas que dejan su huella otoñal haciendo saber que ha sido abandonada y que quizás nadie más vuelva a encontrar el lugar de descanso de aquellos huesos inertes.

No cabe en mí pensar que alguien pueda ser olvidado sin más, aunque dejar de visitar una tumba no quiere decir que se borró de la memoria el recuerdo de aquel extinto.

Y es que cada uno pasa por la vida, y esta, solo es un pestañeo. Cada uno vera como la generación venidera los irá reemplazando. Cada niño que nace será un infante, un adolescente, un joven, un adulto y un anciano que hará las cosas que tú no pudiste hacer o quizás cosas que ya tú habrás hecho. Pero es lo más seguro en la vida; moriremos.

Antes de ese día podemos hacer tantas cosas, y es que uno de los objetivos debería ser tratar de no ser olvidados por la gente que conoció tu existencia. Dejar una huella, una marca en aquellos que coincidieron en tu camino mientras sentías.

Creo en el alma y en la energía que nos rodea y que viene de la naturaleza y va de vuelta a ella, esa energía está conectada con cada uno de nosotros.

Por lo tanto, aunque sea cremado, aunque se pierda mi cuerpo exánime o mi cruz sea olvidada y de ella se borre mi nombre, mi alma será feliz porque viviré en los recuerdos de quienes me amaron y de quienes una estela de mi existencia deje plasmada, en sus corazones y en sus pensamientos.

Tu lo olvidarías?

desilucion

Como olvidar el día de tu cumpleaños, la fecha mas memorable del calendario, como olvidar el nombre de tu amada madre, que en tu vida te dio todo lo necesitado.

Igual a olvidar el beso del primer amor, dejar atrás a la gente que me quiso por ser yo, así de imposible es lo que pides, olvidar y perdonar el trago amargo de tu amor.

Como olvidar que estando enamorado, fuiste sin pensarlo a postrarte en otros brazos, solo pensaste que yo no te daría, el placer y la pasión que en aquel hombre buscarías.

Dime como olvido que otros labios te tocaron, que otros miembros penetraron lo que yo creía santo; como templo de una virgen lo cuidaba con cuidado, pues, mi credo me decía que era algo consagrado.

Distintas manos por capricho conocieron aquel cuerpo memorable que encantaba mis pupilas, haciendo dueño con palabras de lujuria, a quien como un semental, tu dulce sexo conocía.

Quieres que olvide cada una de mis lagrimas, que brotaron al saber que no fuiste solo mía, que me trague el llanto y la tristeza de saber lo que amaba, también, a otros pertenecía.

Solo de pensar tú y otro en una cama, sudando y gimiendo por comer fruta prohibida,me dan ganas de desaparecer pues no creo controlar la efervescencia de mi ira.

Y si fuese yo, quien se apodera de otra chica, con pasión le hago todo lo que a ti te haría, quisiera que me respondieras, si ves que te soy así de infiel, ¿tu lo olvidarías?

¿o solo me perdonarías?