Suicidio Memorable

Es la oportunidad perfecta para perder la vida, ahora que nos hemos perdido entre una multitud de dudas.

En soledad, el ruido en mi cabeza se fortifica y; la oscuridad que dejó tu ausencia se come las luces destellantes de tus recuerdos.

Es el momento idóneo para encontrar la muerte, para segar lo poco que quedó de mí en ti.

IMG_4357 Subida

Trato de encontrar palabras en tus labios que se dirijan a mis oídos, sin embargo; todo lo que llega son monosílabos sin emociones, señales sin sentidos y miradas sin compás.

Es el tiempo adecuado para encontrarme, borrarme de tu historia estrujando mi existencia con el pulgar mojado de saliva.

Te volviste intocable, inalcanzable. Culpa mía y de mi cobardía no decidir seguirte al abismo, que es tu ser. Aquel abismo lleno de colores, laberintos y dragones. ¿Qué culpa puedes tener tú de no querer abrirme las puertas de la luna? Pude haberme ido contigo en un viaje sin regreso y rechacé el boleto… No, lo tire.

Desapareceré de tu conciencia, me haré maldición oculta en islas desoladas. Seré ciudad hundida en el mar profundo de tus recuerdos. Pompeya en llamas sin dejar cenizas. Fenix que muere y no resurge.

Seré suicida en tus pensamientos, inexistente en tu pasado, improbable en tu futuro.

Pondré todas mis fuerzas para que logres olvidarme, aunque tengo toda la confianza de que tú, puedes hacerlo sola.

Aún me olvides, mi suicidio en tu mente será memorable.

Fotografía: Ramón Guerrero
Modelo: Nathaly Díaz
Anuncios

Olvidado seré

Soy aquella gárgola maldita que en noches derretía cuerpos ardientes que nadaban en brasas de deseos.

Doblando razones, descorazonando e hiriendo de muerte a mis victimas.

Un alma desalmada que apenas tiene cabida en el reino de las absurdas acciones que motivan mis desvaríos.

Prestidigitador de falsas ilusiones, prometedor de esperanzas invisibles, amigo inconsciente del desamor.

No me declaro culpable de nada pues ya los hechos hablan por sí solos y el sentirme tan solo entre tantas personas confirma que soy un espíritu que pronto será olvidado por lunas y princesas, por reinas y poetisas, por niñas y doncellas, por diosas y deidades.

Como no me olvidaran si lo que recordaran de mí son golpes abruptos luego de un tiempo de sosiego, como no recordarme solo para traer penas a su memoria; desilusión y decepción.

Creador de las corazas que ahora cubren sus sentimientos haciendo casi imposible ganar batallas a caballeros que quizás si valgan la alegría.

Olvidaran que yo existo, recordaran que existió de mí solo el mal que engendre…y será mi exilio de sus sentimientos, pasiones, deseos y razones.

Y me veré en un espejo oscuro mientras mi reflejo se aleja por la penumbra que transmitirá la tristeza de estar solo…solo entre una muchedumbre que intenta que despierte, que cambie, que vuele. Como volar si temo a las alturas.

Un guerrero con las armas necesarias para ganar cualquier batalla, pero, sin la valentía necesaria para llevarlas hasta el final y conseguir al menos una victoria absoluta.

Me volveré piedra, aun cuando el sol bañe mi cuerpo con sus rayos para despertarme, esta gárgola quedara ahí; inerte, encima de aquel tempo de rocas y silencios, mirando el amanecer y deseando no haber matado tantas oportunidades de ser feliz.

Maldito sea aquello que no me permite olvidar, maldito aquello que trae a mí solo el miedo, el dolor y la soledad, maldito yo, por ser como soy.

Feliz cumpleaños poeta desdichado.