Ellos – Divergentes

Parte 3

“Me encantó. Te veo en la calle donde nos besamos. Sábado, 4:00pm” _ Decía la nota que ella había ocultado entre su ropa interior.

Se le escapó una sonrisa que bailaba entre la duda y la picardía.

Era jueves al medio día y él no había ido a trabajar. Se puso los pantalones y los zapatos apurado al recordar su rutina, pero, segundos después, se abandonó a las consecuencias de una noche indescriptible. Se recostó en la cama y durmió.

Hot mug of tea with woman hands. beautiful female cup coffee on the restaurnt . Red hair girl

El sonido desesperante del timbre de teléfonos que, sin parar repiten su tonada cada 2 segundos. El bullicio de gente conversando sobre divisas y productos. La alfombra manchada con corrector para bolígrafos. El retumbar incesante del golpe seco e inmisericorde de un sello pre tintado contra el escritorio y, en medio de ambos, hojas de papel.

Al final del pasillo, entre la madera de un cubículo cuadrado y el humo espeso que salía de una taza llena con una mezcla de leche y chocolate caliente, estaba ella. Con las orejas invadidas por unos audífonos que emanaban música movida; tabulaba en automático, informaciones desde un pedazo de papel a una vieja computadora.

Era viernes, y casi terminaba su labor. Sus compañeros de trabajo la habían invitado a salir luego de la jornada, pero, de inmediato había dicho que no. Esto le recordó la razón por la que no deseaba salir con sus compañeros justamente ese viernes; Él.

Entonces su mente le hizo ver, entre imágenes destellantes, las cosas que podía recordar con claridad de aquella madrugada donde amaneció sobre su regazo.

Él, por su parte, hacia las compras de la quincena. Un listado que había hecho en su celular donde tachaba las cosas que le hacían falta y que ya tomaba del escaparate. Dentro de la lista estaba escrita la palabra “Bóxers” … A su mente se acercó el recuerdo de aquel papel entre su ropa interior y la silueta de la persona que lo había escrito.

Ella recordó las manos grandes, fuertes; y los dedos largos de aquel hombre que había arrasado su piel, como una oz segando un sembradío.

En aquel hombre se asomaban memorias del olor a alcohol caramelizado que provenía de aquella fémina borracha de deseo y cócteles.

En la oficina, ella tomaba la taza con ambas manos y acercaba sus labios a esta con cuidado, imaginando el cuello robusto que dejó aquel sabor a tequila y sal en su paladar.

lips lickingEn el pasillo 9 de aquel supermercado, había un hombre con el cuerpo en un lugar y su mente entre dos piernas.

Ella temblaba mientras trataba de quitar una grapa de un par de papeles por pensar en las mordidas recibidas mientras lamía sus labios.

Con una bolsa llena de lonjas de pan, él trataba de tapar las secuelas que provoca el aumento de la velocidad de la sangre, dirigiéndose como bólido sin freno ombligo abajo; por culpa del departamento de damas en la sección de ropa interior, donde en cada maniquí se la imaginaba a ella.

Cinco minutos antes de las 6:00pm, se levantó de su cubículo y rápidamente se dirigió al baño, entró a un espacio privado, bajó la tapa del sanitario, con la mente en blanco y sin pensar; tapó su boca con la mano derecha y clavó; débilmente, las uñas de la otra mano entre sus muslos.

Bath2

Unos segundos pasaron para que su mente volviera en sí con una exhalación que dejo sin aire su diafragma. Sacó del bolsillo su celular. Revisó su pantalón, por si quedaban pistas de su viaje momentáneo; y miró la hora… Era hora de ir a casa.

Abrir la puerta, dejar la llave en la mesa del comedor. Quitarse el brasier. Rascarse la barba. Hacer pis al desnudo. Mojarse el cabello. Abrir la ducha, mojarse la cara, pensarse. Con la frente en la pared había dos mundos totalmente diferentes queriendo colisionar. Con la frente en la pared miraron hacia el muro mojado que tenían delante y, por una milésima de segundo, creyeron verse.

Dos cabezas diferentes, dos mundos divergentes; pensando cada uno cosas similares de una forma muy distinta. Avergonzados por el hecho de que, tan solo por pensar en esa persona, salen de su rutina… pero con ganas suficientes para respirar hasta llenar el cuerpo de aire mientras se piensan mutuamente.

¿Cómo hacer para que esos deseos mengüen si no está la persona que los hace fluir?

Bath3

Pues, cada uno tendrá su forma, ¿No? Él mientras tomaba el baño. Ella, justo antes de dormir. Ambos optaron por calmar temporalmente su apetito con ayuda de sí mismos, o de algún juguete. No les quedaba de otra.

Una bocina proveniente de un camión de carga la despertó. Los sábados eran su día favorito. Una ducha, desayuno rápido y quedarse en pijama hasta mediodía, era toda una aventura para ella. ¿Su pijama? Un T-shirt que le cubría hasta los muslos; eso y nada más.

Secándose el cabello, desnudo en medio de la sala de estar, él cambiaba canales de la televisión buscando quien sabe qué. Un sándwich de queso y jamón, algo de jugo y un chocolate que encontró en la nevera. Apagó el televisor. El reloj marcaba la 1:45pm.

Horas Extras

Eran ya las 5:00pm de la tarde, hora en la que debíamos estar camino a casa, pero ese día ameritaba quedarse un poco más para terminar la faena con buen pie.

sesso-ufficio-1217

Los compañeros de trabajo que siempre llegaban apresurados pero se iban pacientemente, se alistaban para dejar la oficina con premura.

En aquel inmenso departamento, de cubículos anchos; nos encontramos solos sin darnos cuenta, hasta que percibimos el silencio, entonces sentí que me miró con un temor tierno al saber lo mucho que me gustaba y lo atrevido que era.

Trató de ocultar sus pensamientos para no darme motivos de querer tentarla, pero al parecer no imaginó que desde antes, eso estaba en mi mente.

Seguimos viendo la computadora, analizando un proceso que comenzó a dejar de ser trabajo cuando toqué su mano, que estaba encima del mouse, para mostrarle un punto importante en la ventana…el botón de cerrar.

Estaba a sus espaldas y ella con labios levemente temblorosos volteó y preguntó:

– ¿Qué estás haciendo?

– Aprovechar las oportunidades _Dije. Estar a solas contigo es casi imposible. _Y me acerqué tanto a su boca que pude sentir su fresco aliento.

A unos pocos centímetros estaban nuestros rostros, eran tantas las veces que yo tomaba la iniciativa de robarle besos que, esa vez, quise que fuese diferente. Me quedé ahí, mirándola, tratando de entender que decían sus tiernos ojos oscuros.

Sus ojos nunca hablaron, solo se cerraron y los que hablaron fueron sus labios; carnosos, suaves…toda una delicia. Los bese lentamente, me tomé mi tiempo para aprender su textura y, como lluvia fresca y repentina; su respiración se estremeció

No quise darme prisa, no apresuré el momento.

Entre besos se dio vuelta completa, aún sentada en aquella inerte silla de oficina; le ayude a levantarse. Aún entre besos lentos y mágicos pude tocar su espalda tibia y sentí sus tiernas manos en mi rostro.

Era casi un sueño hiperrealista, era una etérea sensación de lo infinitamente finito que puede ser un beso.

Una falda corta, negra y de tela fina; abrazaba su esbelta cadera, y aunque su busto no era demasiado, el botón que escondía su pecho parecía forzado en su trabajo.

No sé el momento exacto en que aquel botón fue despedido, pero no duró más de dos segundos el recorrido que hicieran mis labios desde su boca hasta sus senos.

Sus manos se hicieron con mi nuca y, con suaves movimientos, ayudaba a mis acciones.

Hábil con las manos, pude quitar con facilidad el resto de los botones de su camisa y la misión fue completada con éxito. En sus senos mis labios forjaban un lazo de deseo y ella me hacía saber que le encantaba empujando mi rostro hacia su pecho tierno.

Con paciencia de maestra, quitó uno a uno los botones de mi camisa, mientras yo dividía esfuerzos en comer cada esfera; cuando al fin pudo terminar tomó mi cuerpo y lo unió al suyo con una desesperación tan pasiva que nuestro calor se hizo uno.

Su cuerpo tibio enloqueció mis hormonas y fue casi imposible controlar mis ganas de ella.

Mis manos, que tocaban sus nalgas cuasi perfectas; se escondieron debajo de fu falda, toque su piel de seda.

Sentí su sentir, su pecho palpitaba casi tan rápido como el mío.

Al parecer mis manos en sus piernas quitaron toda pared que frenaba su descontrol e hizo volar mi cinturón, como fiera entro sus manos a mí entre pierna y notó cuanto me gustaba tenerla entre mis brazos.

Su rostro, que normalmente era de un ángel y un tierno felino, había cambiado a una tigresa con toques picaros.

De un momento a otro, ella tenía el control de todo, bajo mis pantalones y mirando fijamente a mi rostro, tocó mis nalgas y sonrió. Una sonrisa que decía: Juguemos.

Con una mano empujó todo lo que en su mesa de trabajo estaba, me arrastró hacia ella que estaba ya sentada en aquel espacio vacío.

Tomó la iniciativa, el control y la propiedad del momento y como si mi sexo fuese suyo, sin dejar de mirarme; lo tomó en sus manos y llenó su templo de mí, y en ese momento aprendí lo que era la relatividad temporal.

No hubo movimientos, sólo nos sentimos unidos por unos momentos, disfrutamos del estado de estar tan cerca uno del otro que sentíamos nuestras vibraciones, nuestros latidos y la velocidad de la sangre en nuestras venas.

Nos besamos mientras de forma natural mis caderas se columpiaban y dentro de ella había una fiesta cuya música salía por su voz en forma de gemidos.

No cerramos los ojos, solo para pestañear; y entre el vaivén de nuestros cuerpos intentamos conocernos a través de miradas.

Su mirada desvelaba su naturaleza salvaje de mujer, mis ojos no sé; estaban dentro de los suyos.

Mientras el nivel de calor subía desmedidamente, se abrazó a mi pecho como si creyera caerse. Mordió mi abdomen; quizás de placer. Sus uñas se clavaron en mi espalda baja y podía escucharla decir palabras entrecortadas.

Yo por mi parte, estaba en una quimera entre sus mordidas feroces y sus piernas mojadas.

Y como pensar claramente si el orgasmo estaba a la distancia de un suspiro.

Y es que no lo vi llegar, y ella no lo vio venir. Aquel impulso que salió sin pensarlo. La consecuencia de sentirla por no sé cuánto tiempo. Pudieron ser minutos, horas, días…no importa, fue una realidad paralela donde el tiempo no existía.

Sentados en la silla, cansadamente felices; frente a una computadora suspendida descansábamos del éxtasis que sentimos hacia minutos.

Ya con ropa puesta y extasiados de hacer travesuras, el corazón casi nos salió del pecho cuando escuchamos el sonido de llaves detrás de la puerta y alguien que gritó al abrir: “Hay alguien aquí”