El amor de mi vida

  • ¡Ya me voy a casa! _Grité como despedida.
  • Déjame acompañarte. Me pongo algo encima y me esperas. _Dijo ella corriendo a la habitación.

Paso sus manos por su hermoso y rizado cabello. Un montón de pelo grueso y fuerte. Buscó un abrigo en forma de capa, aseguró sus lentes y salió detrás de mí.

  • Sabes que no tienes que hacerlo, es tarde y es peligroso para ti.
  • A mí no me van a quitar nada, porque no ando con dinero ni celular; además, sabes que me encanta acompañarte. _Me decía mientras me tocaba la mano derecha. – Déjame ayudarte con eso que llevas.
  • No, no es necesario. _ Le dije en vano.
  • Dámelo, ven. _Dijo casi arrebatando de mi mano el maletín.
  • A veces eres desesperante. ¿Sabias?
  • ¿Yo? _ Pregunto en tono ingenuo.

Su mirada de ternura me contagio, estaba más hermosa aquella noche. Todos los días la veo más bella. Ella no imagina lo mucho que me gusta caminar a su lado, aun cuando siempre está hablando, contándome algo, tratándome como a un niño, cuidándome más de la cuenta.

Adoro tomarla de la mano a lo largo del sendero, darle besos de sorpresa en la frente, oler su pelo, ayudarla a cruzar la calle (Aun cuando le hago creer que ella es quien me ayuda a mí).

No sé si sabe cuánto la amo y cuanto me gusta dedicarle de mi tiempo. Escuchar su voz casi indetenible Preguntando: ¿Tienes hambre? ¿Quieres algo? ¿Te hago chocolate? ¿Mi cena está ahí, puedes comer?

Me gusta abrazarla, aunque ella es demasiado eléctrica para quedarse un rato en un solo lugar y, el abrazo se termina antes de lo que quisiera poniéndose en camino para hacer la siguiente tarea.

He aprendido tanto de ella, de sus aciertos, de sus errores… de sus virtudes. Sigue orando por mí aun cuando sabe que, ni por mí mismo digo plegarias.

Es el amor de mi vida, por lo que ha sido, por lo que es. Te amo.

Le doy gracias a la vida por ser tu hijo, aun cuando no he sido lo que tú esperabas que fuera.

Dedicado a mi madre.

Juana E. De la cruz.

IMG_20190101_114628a

Anuncios

Pequeña princesa, gran maestra.

Hace un tiempo me di cuenta que podemos aprender grandes cosas de nuestro vivir diario, incluso de los más pequeños.

Después de que Siarah terminó de cenar, puso su platito favorito en una mesita cerca del mueble, yo estaba sentada allí y cuando fui a levantarme, sin querer, lo tire al piso y se rompió en varios pedazos.

princesa

Ella se volteó y vio su plato en el suelo, roto, y casi rompe a llorar; pero cuando vio que yo estaba sin saber dónde poner la cara o que hacer, dejó que me acercara y me abrazó, estiró sus brazos y me hizo levantarla.

Con sus ojitos brillosos por las lágrimas que se acercaban, me miró y me dijo: ¡Mami, te perdono! y me abrazó fuerte.

Esta acción tan sencilla de parte de una niña de 4 años, me hizo darme cuenta cómo somos los seres humanos cuando somos niños, y lo diferente que somos cuando nos hacemos adultos. Cuánto nos cuesta perdonar, y lo fácil que es para los niños dejar todo atrás y seguir como si nada sucedió. Hoy, mi hija de 4 años me dio una gran lección.

Historia contada por Genesis Ruiz (Paráfrasis)

“Gracias Reina de Picas