Algo mas que sexo.

¿Aun te da vueltas en la cabeza? ¿Aún lo dudas?

¿Cuántas veces tendré que decírtelo? NO-ES-SOLO-SEXO

nalgas

Imagino cuantas veces lo habrás escuchado ya, pero en mi caso tengo pruebas y razones ilógicamente creíbles para sostener mi argumento.

¿Recuerdas el día que nos conocimos? Por que yo no, siento que siempre te he conocido, tus gestos, tus señas, tu loca carcajada.

No soy bueno recordando cosas, sin embargo me pasan por la mente imágenes de momentos en que hemos coincidido en algún lugar: tocando tus manos sin mirarte, los besos robados, tu miedo para con mis impulsos de ponerte contra una pared de aquel vacío pasillo y mirarte a los ojos segundos antes de besarte como si de tu boca exhalaras el secreto de la vida.

Toqueteos, tus nalgas, mis erecciones y tus faldas…mis caprichos y tus juegos mentales; nuestras conversaciones, tus muecas y mis mordidas.

Sí, no negare que cogerte es uno de mis anhelos, sin embargo no el único, y quizás no el más importante de ellos; si así fuera no atesorara en mi memoria los secretos de nuestros encuentros furtivos que a besos apagamos encendiendo los demonios de los dos.

Sabes cuánto me gusta tu mirada, estas más que convencida que haces mi mente débil y caigo en tus abismos por mi propio impulso, Te aprovechas de que controlas mi lujuria a tu antojo y yo conozco de ti unos cuantos puntos débiles…aun así tienes muy claro que no es amor, sabes que somos nada y al mismo tiempo cuánto somos; la suma de tú y yo es un resultado misterioso e interesante.

¿Aun crees que es solo sexo? Si es así, dime ¿Porque aún no cogemos?

Anuncios

Reciprocidad 0

Gestos, besos robados, miradas, suspiros.

No serian nada, no tendrían ningún significado, solo serían eso…cosas; a menos que alguien más las tomara para sí haciéndolas suyas.

reciproco

¿En qué me convierto yo cuando todo lo que hago para ti es simplemente humo tenue que se esparce con rapidez en el espacio?

Dejaste de sonreír a mis bromas, mis señales son movimientos vanos, mis sonrisas solitarias no son correspondidas más que con un forzado desplazamiento de tu comisura derecha.

¿Qué paso? ¿Cuándo me quede queriendo solo?

¿Cuándo acabaron tus miradas coquetas?

¿Cuándo dejaste de reír con mis ocurrencias?

¿Cuándo dejaron tus mejillas de sonrojarse al darse cuenta de que con deseo te observaba?

Y no tengo más opciones que hacer nada, ni me atrevería a cuestionarte sobre el porqué.

No fuimos más que una aventura a medias, una fantasía que no encontró puerto y quedo varada en medio de un mar olvidado. Fuimos besos ardientes, fuimos capricho de lascivia, secreto brillante entre sombras.

Para ti, que eres heroína para mis labios, ya fui y no soy más.

Para mí, que fui tu travesura picara, eres y siempre serás.

Estas ganas quedan huérfanas de alguien que las reciba. Se rebosara mi lujuria por tener inspiración de una musa que se aleja.

Este deseo no lo quiero, no lo pedí y aun así te anhelo.

¿Qué más soledad que sentir por alguien que poco a poco deja de sentir por ti?