Pausa en vivo que lo hace morir.

Es increíble el tiempo que tenía sin escribir nada en mi blog.

130512cr01Aun cuando amo este arte de usar caracteres para codificar un mensaje que haga, a quien lo descodifique, sentir cosas.

Hoy, comencé a escuchar a Zoe, una banda de la cual no se mucho pero su música es de esas que extrañamente nos hacen recordar cosas que nunca pasaron y que, si pasaron, se siente extraño recordarlas; rompí el hielo que tenía a mis dedos congelados y no me dejaba escribir, quizás la música me ayudo.

Siento que estoy en una de esas etapas donde las ideas vuelan libres en nuestros pensamientos, la creatividad sigue activa, y no para, pero por alguna razón no encuentras la manera, ni el tiempo ni la motivación para tomarlas y plasmarlas aunque sea en una servilleta; y pensé, esto no solo le pasa a un individuo pseudo poeta que vive en una isla subdesarrollada y que trabaja para sobrevivir en un país que no comparte sus ideas.

Hay momentos en nuestras vidas donde sientes como si una pausa se estableciera en tu mente, tu cuerpo se mueve continuamente en modo automático y, aunque estas en movimiento, tu mente solo está ahí para ocupar aquel etéreo espacio en la nada, sin motivación para hacer más que tus acostumbradas acciones: Ir al trabajo, hacer deberes, ir a estudiar, volver a casa y alguna que otra necesidad básica.

Es como estar encerrado en una jaula con ruedas que no te deja mirar más allá de lo que alcanzan tus manos; el mouse, un teclado, la taza de café…

Tienes conversaciones que olvidas al rato, aunque trates de poner atención solo recuerdas pedazos que quizás, con un poco de esfuerzo, logras comprender el mensaje por el contexto de las piezas que ves en tu cabeza.

Caminas hacia el trabajo solo mirando el asfalto cuando antes todo podía ser interesante; las nubes, el color del cielo en aquella mañana o ver si la luna esta aun mirándote. Cuando regresas es lo mismo.

Si eres como yo, con pensamientos enérgicos, alguien que busca motivación en los más mínimos detalles, querrás luchar en contra de esto, de este estar más que ser.

Mientras estés en este estado moribundo podrías intentar despertar de la rutina, romper el esquema y motivar tu cuerpo a hacer algo con más significado que utilidad.

Salir a comer a otros lugares y no al mismo comedor que vas a diario, besar.

aria-and-ezra-pretty-little-liars

Bailar con alguien donde escuches una música sin importar quien este mirando; al fin y al cabo no es su vida.

Sonreírle a alguien, mirar bonito, coquetear…Apagar el celular o hacer el amor en la sala con las ventanas abiertas en un tercer piso.

Porque, aunque tu mente este en pausa y tu cuerpo en automático nadie puede detener al tiempo…es el único que no puedes controlar a menos que sea contando lunares con los labios, dando besos sin pensar, tocando almas, creando sonrisas, riendo a carcajadas.

Y es que no hay tiempo más que para vivir, y no sabemos cuánto nos queda. Quizás, por la naturaleza en que nuestras sociedades están creadas no podamos vivir de nuestras pasiones, pero deberíamos buscar a toda costa el poder practicarlas con más frecuencia.

Sigo escuchando a Zoe, me gusta su música…

Anuncios

Requiem a la sensibilidad humana

InsensiblePues, esta vez pensando en los cambios que ha tenido la sociedad en estos últimos años, me permití preguntarme en un momento: ¿Quedara sensibilidad en el hombre?

El hombre de hoy día es incapaz de prestar atención en los detalles, el sufrimiento, el dolor o el sentimiento de las personas que lo rodean.

Se burla de las desgracias ajenas, y la palabra “Conmoverse” no existe en su diccionario. Ver gente morir porque alguien más lo decidió, es solo una noticia. Ver personas pasando hambre no es más que un cintillo en la parte baja de su televisor, saber que mientras los líderes de cada pais se hacen más ricos, es más que seguro que mucha gente se esté haciendo más pobre. No les interesa mientras “YO” este bien.

En el interés del hombre no están estos “por menores” cada hombre vive para sí. No saben amar sin orgullo, no saben querer sin esperar algo a cambio, no entienden lo que es servir ni ayudar a alguien que lo necesita solo porque no ven algún beneficio en el acto noble.

Lo material, al parecer, ocupo el lugar en que debía habitar la sensibilidad.

Y es que si no hay condescendencia ni con su propia raza, pobre de aquella naturaleza antropofoba. El egoísmo, la inconsciencia y la estupidez de la raza humana se encargan poco a poco de destruir su propio hogar, por el simple hecho de obtener dinero y/o poder…cosas que perderían razón de ser si nuestro planeta muere.

El hombre matando al hombre, a niños, mujeres…y aun se atreven a decir, sin un ápice de vergüenza, que los animales son peligrosos, salvajes y sin alma. El animal podría decir de manera más resumida lo que es el hombre: “Una gran bola de egoísmo metida en un saco de piel insensible”

Benditos sean aquellos que de una forma u otra, no tienen esta clase de problemas narcisistas en extremo y aun son libres de tener esa sensibilidad humana que se duele, que sufre y que piensa más en *“el dolor que nos une y no en las diferencias que nos separan”*

*(Parafraseo) Canción: Mi credo – Sharif Fernandez/Rapero y poeta español

Entrevista con Lucifer

Se que muchos criticaran esta entrevista por el hecho de que “Estoy hablando con Satanás” pero es la manera más fácil de explicar lo que llego a mi mente en un momento.

Esta idea me surgió por causa de la costumbre popular de muchas personas de tener como culpable de todo lo malo que pasa en el mundo a un ser al que llaman “Diablo” por creerlo representante del mal en la tierra; igualmente todos los actos y consecuencias buenas vienen de Dios, aunque cada una paradójicamente vaya como consecuencia de la otra.

entrevistaconluciferdemispasiones

YO: Satanás…

EL: ¡No! Lucifer, ese es mi nombre

YO: Ok, Lucifer. La gente te conoce por distintos nombres, según cada cultura y creencia, pero, ¿Quién eres en realidad?

EL: Soy, pero que yo sea depende de cada individuo, ellos me traen con su fe. Para los cristianos soy el enemigo, para los satánicos, soy un dios; para los ateos no soy nadie.

Según la biblia fui un querubín, quien quiso igualarse a dios y fui desterrado, me convertí en demonio, fui condenado y la maldad vino al mundo…ok, ¿por qué dios mandaría al mundo la maldad?, eso y casi todo en la biblia se contesta con esto: “Estaba en el plan de Dios”

Simple, yo soy todo lo malo, aunque eso venga en primera instancia como una consecuencia de un acto bueno, así mismo; Dios es todo lo bueno, aunque, en un principio, haya sido motivado de manera inconsciente por un ideal malvado.

YO: ¿Qué hay de verdad sobre lo que dices de que contigo vino la maldad a este mundo según la biblia?

El: Antes que nada quiero decir:”Si me pagaran cada vez que una persona dice que lo malo que le ha pasado es culpa mía, fuese millonario sin trabajar”

Y para responderte, según “La Palabra” el hombre peca porque de sus propias concupiscencias es tentado…¿donde entro yo ahí?

YO: O sea que ¿tú no haces nada para que el hombre haga maldad?

EL: Si un hombre mata a un satánico, lo que no debí permitir por ser mi seguidor, su familia dirá que fue mi culpa.

Si por el contrario es el satánico quien mata a alguien, irrevocablemente será mi culpa también; para el colmo de la ironía dirán lo mismo si es suicidio.

Me podría preguntar: ¿Cuál es la función de Dios? Y te podría asegurar que cada quien le da la función que crea en su vida. Pero podría ser: “Mirar, observar y dejar que pase”

YO: ¿Le reprochas a Dios por qué piensas que no hace lo suficiente?

EL: No, nunca, el hace lo que tiene que hacer, existir y estar para quien en el cree.

Igual para conmigo, estoy ahí para quien cree en mí y quien me teme, no somos muy diferentes en ese sentido.

Lo que pasa es que la gente no a comprendido algo muy bien. Aunque su Dios es todopoderoso, no se mete entre el humano y su libre albedrío. Y es por esto último que se entiende de antemano que el humano es quien tiene el control de la bondad o la maldad que hay en el mundo, son ellos quien deciden. Que se inclinen mas por la maldad…es cosa de cada quien.

YO: Comprendo tu punto, pero dime, tu supuesto poder maligno que se ve representado en creencias populares de diferentes países, brujas, vudú y santería. Háblame de eso.

EL: (Risa Sarcástica) Una pregunta para ti: ¿Tú has visto alguna de esas cosas en el centro de la ciudad o en ciudades como Nueva York o Roma?

YO: No, no creo haber visto eso

EL: La mente humana es muy poderosa, a través de la confianza en si mismo, o la seguridad de creer en algo hace que un individuo o un grupo de personas crea también, sientan y vean.

Si te fijas, es en los lugares más marginados donde estas cosas tienen su génesis. ¿Eso qué significa? Tal vez a la maldad no le gusta la gente más culta o con más conocimiento en general.

Para no ser totalmente escéptico te puedo decir que así como existe el mal, el bien es más real aunque sea opacado por el primero mencionado. Al fin y al cabo cada hombre es responsable de lo que cree y lo que sigue.

Yo: Para finalizar con este encuentro, Lucifer, quiero que me resumas tu opinión del por qué la maldad ha ido en aumento en el mundo, partiendo de tu hipótesis de que tú no eres el culpable principal.

EL: ¿Cuantas personas conoces que hacen el bien sin esperar una retribución material o social? Por ahí puedes empezar.

El ego. A ese si deberían llamarlo diablo.

Yo, solo soy una representación a quien el humano puede culpar del mal que hace.

La falta de valores, la doble moral, vivir de la apariencia.

En un ejemplo de similitud con los ángeles, que dejan de ser, para convertirse en demonios. El hombre deja de ser humano, y poco a poco se convierte en una bestia. Mata, engaña, roba, daña…

Las personas no se ayudan. Se pisan. Una encima de la otra para tratar de subir primero, de alcanzar una meta individual, como proclamando, yo debo ser el único.

No piensan en los demás. La moral, la consciencia y el amor se van a la mierda y es por eso que me necesitan, para que sea yo quien cargue con lo que hacen, quieren que yo lleve el lado de su cruz donde guardan la maldad que quieren expulsar.

Yo fuese Dios y nada de esto pasara, eso dicen muchos.

Pero bueno, así es el mundo y cada quien tiene su razón para vivir o existir.

“No es una lucha entre el bien y el mal, es una lucha entre el ego y el hombre; la moral, la consciencia y la humanidad luchan contra la falta de cada una de ellas”

Mi mundo diferente

mimundodiferentedemispasionesY es que me encanta ser así, como nadie entiende que soy. Con mis gustos extraños, con mis ideas raras, con mi forma particular de ver la vida, con mis defectos bipolares y mis virtudes a blanco y negro.

Saber que hago algo que pocos están haciendo y escuchar una canción que se que nadie, casi; está escuchando…entender que si la escucha una persona normal reiría por no entender su significado.

Ver los detalles, ver las cosas y las personas por dentro; perderme en mi mundo extraño, aceptar mis diablillos y hacer que mi ángel haga milagros como pueda.

Que mi soledad me acompañe, aunque a veces me acongoje, que la compañía sea buena aunque sea pasajera. Vivir con mis temores, morir por mis pasiones, amar a quienes se lo han ganado.

Ser yo, aceptar el tú, siempre que no dañe a mis amados, ni quiera cambiar mi mundo diferente.

Es ser libre en una cárcel de carne y hueso que me permite existir.

Una vida entre muletas

unavidaentremuletasdemispasionesCon trabajo de más, me quede otro rato en la oficina adelantando lo que estaba atrasado.

Cuando salí a la calle estaba cayendo la tarde y me dedique a caminar despacio.

Al doblar la esquina vi de espaldas a alguien ya conocido, un personaje particular; aquel señor lo veo a diario sentado en una silla en una plaza frente a mi trabajo, lo saludo a diario sin recordar el por qué comencé a saludarlo ni cuál fue la primera vez que nos vimos.

– Sale un poco tarde usted de aquí. Le salude, y una tímida sonrisa salido de su rostro.

– Si, un poco.

– ¿Y aquel muchacho, el de la limpiabotas, como le ha ido luego que le robaran su caja? Pregunte, refiriéndome a un joven haitiano que de vez en cuando desayunaba conmigo o comía.

– Él está mejor. Me contesto en tono apagado. – Está trabajando cerca de la avenida, ahí al menos esta mejor.

Note en su voz que no tenía ganas de hablar y me dedique a acompañar sus silencios.

Estaba imitando sus pasos, los cuales ralentizados por las muletas que le acompañaban y la pierna que lo había abandonado, eran lentos y pausados…

Entonces mire hacia delante y note con detalles como la gente pasaba tan rápido a nuestro lado que solo podía ver su reflejo, gente que camina como que el mundo se les acabara.

Chocaban, algunos, con mi hombro y sin decir perdón o disculpa seguían en su caminar mecánico sin detenerse si quiera a respirar el aire lleno de humo de la capital dominicana.

Y es que los detalles que nos perdemos por la acelerada vida que llevamos, son elementos importantes, tanto como que definen la calidad de nuestra alma.

Mientras caminábamos pregunte donde vivía y como llegaba allí al señor aquel, y sin darnos cuenta estábamos parados justo en la esquina que separaba nuestro caminar.

Saque de mi bolsillo una pequeña cantidad de dinero y bendije su camino para que vaya y volviera al otro día; su cara lo valió todo al momento de decir gracias.

Esas gracias que no damos, esas gracias que no nos ganamos…porque simplemente andamos tan rápido que no entendemos que en el camino podríamos hacer algún bien a alguien, aunque este no nos lo agradezca.

Y es que aquel señor, con su vida entre dos muletas, tal vez era lento, quizá no muy productivo socialmente…pero con el aprendí algo:

“Vivir a prisa, tanto como para perder los detalles importantes de la vida, no es la mejor opción”