UFOVNI

¿Cómo podría definirse la palabra exclusividad cuando se habla de relaciones?

Muchas personas colocan esta palabra como un elemento sumamente importante en las relaciones sentimentales, sexuales o de pareja: “No debería sentir eso por nadie más que por mi” “Si esta con otras personas en la cama, es porque no se satisface conmigo” “No debes mirar a nadie más que a mi”

Podría leerse un tanto extremista en un sentido, o justo, en otros ojos.

Pero a ver, ¿Qué es lo que hace especial el hecho de que una persona sea exclusiva para nosotros en cualquier sentido de la vida? ¿Existe en verdad la exclusividad total? Respondamos estas preguntas tomando en cuenta nuestras vidas digitalmente desarrolladas.

Hay muchas interrogantes sobre el tema del sentido de pertenencia que puede sentir una persona hacia otra, solo que no nos llegan tan definidas que podamos decirlas a penas nos pregunten, sin embargo; hablando del hecho que hace especial el tema de la exclusividad relacional, ¿Queremos que alguien sea solo nuestro en algún sentido, por el hecho de no haber vivido, probado o tocado otras realidades? Para darme a entender mejor hago esta extraña comparación:

b

Cada uno de nosotros es un planeta, y nuestras relaciones con otras personas son visitas, alienígenas que vienen y se quedan un tiempo, o se van al poco rato.

Algunos llegan, miran todo y, por malvados o por idiotas; destruyen a su paso lo bonito que hay, dejan huellas de destrucción en su partida y pedazos de las partes dañadas de sus mal cuidadas naves. Otros llegan, aprenden y se quedan, se hacen uno con nuestro ecosistema, descubren nuevas cosas en nuestra inmensidad, cosas que ni nosotros conocíamos, nuevas especies de pensamientos, virtudes y saberes que ponen en nuestro inventario, en la lista de elementos que coexisten en nuestra atmósfera.

Son muchas personas. Van y vienen por que no pueden estar siempre en un solo planeta, al igual que nosotros.

Cuando una persona quiere que alguien no haga algo con nadie más que si mismo, está tratando de arruinar la nave de esa persona, de arrestar parte de él en su planeta y obligarlo a que esa parte de su ser quede ahí, encerrado.

Esta es la gran pregunta: ¿Qué es preferible para nosotros?

  1. Tener a alguien que, con miedos, dudas, indecisiones o por cobardía, deje parte de si en nuestro planeta.
  2. Encontrar alguien que, a pesar de haber conocido tantos planetas como tú, deje gran parte de su ser para regresar al tuyo, porque a pesar de tanta diversidad esa persona elige tu ecosistema, tu atmósfera, tu estratosfera, tu superficie, y la habita de tal manera que los demás planetas son solo una visita amigable, un viaje con regreso, un café improvisado, conversaciones sobre ti; libertad de irse y volver a ti.

c

Eso… eso es lo que hace especial el deseo de pertenencia en las relaciones. Todo aquel que desea que otro le pertenezca, está queriendo encerrar un alma, sin embargo, quien entiende y respeta la libertad que tienen los demás de decidir dónde quieren estar y encuentra un ser que, aun sabiendo la libertad que tiene, decide entregarse a alguien por voluntad propia, eso es algo mágico.

Tener la libertad de decidir en qué jaula encerrarse, es también una forma de libertad, más aun si esa jaula nunca está cerrada. Aprendamos a ser libres… y a ser como esas jaulas que alguien decide habitar por que parecen nidos.

“Adoro que, a pesar de tener la libertad de poder habitar otros planetas, eligieras hacer una base en el mío”

Anuncios

Lista de Deseos.

A ver, quien; en su vida, no tiene algún sueño, una meta o un objetivo que quiere cumplir.

mujer-manos-lunaAlguna fantasía que piensa que quizás no vaya a realizarse nunca o un deseo por el cual se motiva a levantarse cada día. Eso que te hace soñar o que de pensarlo te desvelas.

Las personas tienen muchos sueños, al menos los soñadores, pero son demasiados y saben que no todos podrán cumplirlos y mucho menos los que rompen con la realidad.

Yo, les describo mi lista de deseos, los que pueden cumplirse, los que nunca se cumplirán y hasta los que ni siquiera son posibles:

soñar

  1. ESCRIBIR UN LIBRO: Quizás algo “Cliché” pero entiendo que cada persona ve la realidad a su manera, por eso no hay libros iguales. Me gustaría juntar varias de mis pasiones en unas cuantas páginas.
  2. HACER EL AMOR EN GRAVEDAD CERO: Abre tu mente, luego abre las piernas y gi(me)ra. Sería una experiencia sin igual ver una fémina flotar mientras coge.MA1913
  3. DAR UN BESO EN PARÍS: Bajo las luces mágicas de una ciudad etiquetada como la más romántica del mundo con alguien que tenga el mismo deseo de besarme. Una llovizna suave sobre el rostro y nuestros corazones al ritmo del deseo.
  4. ANDAR EN BICICLETA EN UN LUGAR APARTADO DE LA CIVILIZACIÓN: Una vereda natural, en la falda de una montaña, en los bordes de una península.
  5. ESCRIBIR POEMAS ENCIMA DE LA LUNA: Me pregunto si estando allí escribiría más poemas para nuestro hermoso planeta.
  6. HACER UNA FIESTA CON TODAS, ABSOLUTAMENTE TODAS LAS PERSONAS QUE CONOZCO: Quizás en un estadio de futbol o algo parecido. (Hay excepciones)
  7. FOTOGRAFIAR EL MUNDO: Cada espacio, cada momento, cada rostro… sonrisas, atardeceres, amaneceres. Tu corriendo en un campo verde en un lugar desconocido.Sonar-con-besar-a-un-desconocido
  8. CONOCER A UNA PERSONA DE CADA PAÍS: Conocer sus costumbres, su comida, su forma de ver la vida.
  9. ACTUAR EN UNA OBRA DE BROADWAY: Al lado de Al Pacino, Jack Nicholson y Meryl Streep ♥
  10. VIVIR DE MIS PASIONES: Poder hacer lo que me guste y que me pagaran por eso creo que es uno de los mayores deseos de todo el mundo, unos lo logran y otros seguimos soñando.41417-soar-animales
  11. HACER CAMPING CON MIS AMISTADES CERCANAS: A cielo abierto, una fogata (Quizás desnudos), pero en total confianza. Disfrutar del viento, de la compañía y la naturaleza.
  12. SALTAR EN PARACAÍDAS, BONGIE Y/O PARAPENTE: El hombre y sus sueños de volar, esa adrenalina es algo que deseo sentir.
  13. FOLLAR AL AIRE LIBRE: Un muelle vacío, velas, música, el sonido del mar, tú… y yo.gemelos-830x553
  14. TENER MELLIZOS O GEMELOS: Un niño y una niña, debo tener suerte y puntería pero quien sabe.
  15. TERMINAR MIS DÍAS EN TRANQUILIDAD, PERO NO SOLO: Siendo parte de mis miedos la soledad espero ganarme el querer de mi descendencia tanto como para que me visiten periódicamente, no seré un viejo cascarrabias, quizás tenga alzhéimer y puedan reírse de mí, seré el abuelo divertido que contara chistes rojos que viví con la abuela.

Que será de aquellos que no sueñan, que no tienen fantasías…que no luchan por nada ni por nadie.

El día que esto me pase a mí podría morir ipso facto, ya no habría razones, ni motivaciones para respirar, seriamos igual que animales salvajes, vivir para sobrevivir y mantener una existencia vacía y sin sentido.

La Misma Luna

“Con la misma mirada con la que tuve la suerte de conocerla, me esperaba”

luna

Su rostro mas bello que nunca y con una sonrisa de sorpresa me recibió, con un abrazo que extrañaba.

Era ella, la luna, mi luna…no mia por que me pertenece, sino todo lo contrario. Ella se había quedado con muchas partes de mi: Algo de mis energías, parte de mis pensamientos y unos trozos de mi alma se habían esparcido por la faz de su superficie.

Su cara de niña, su luz reluciente y su voz de viento suave, trajo a mi mente hermosos recuerdos.

Desde su cielo me hablo de sus tristezas, desde mi tierra le hable de mis temores…la luna y el lobo hablaron por horas como si fuera la primera vez, como si no hubiese habido tantas noches nubladas que los separaron.

Ella menciono sus conquistas y el susurro sus derrotas, entonces el lobo la vio tan cerca que intento acercarse e intentar tocarla…pero como todo, eso tampoco había cambiado, al final ella seguía estando en su cielo y el lobo condenado a la tierra.

Era la misma luna, hermosa, tan distante y tan cercana; cuidando sus heridas y las heridas que un lobo lunático pudiese causar, el lobo que había tratado de alcanzarla otras veces en noches equivocadas. Pero esta vez; aunque la noche era perfecta y su luz era mas brillante, aun cuando el lobo la miraba con ternura y guardaba sus garras para rozar con suavidad sus energías; la luna dijo no.

Entonces el lobo comprendió que siempre la iba a sentir cerca pero, quizás, nunca podrá alcanzarla.