De Pensarte.

Cosquilleos en la yema de mis dedos. Desde los pies hasta la cabeza siento como la piel se me eriza. Las palpitaciones suben a doscientas por minuto y la sangre acelera su recorrido a través de mis venas llegando de pronto a mi cerebelo y, con este impulso, la serotonina fluye y me hace sonreír, mientras la dopamina hace que mi sonrisa sea picardía y que mi mente juegue a que soy adonis y tú, afrodita.

Solo por pensarte.

pensarte 2De pensarte hierbe mi sangre, siento mis células alborotarse… Puedo percibir tu olor en el aire.

El café más amargo me sabe dulce. Dulce de leche y miel que emanan tus labios.

El insomnio es más llevadero, al pensarte es fácil estar despierto, erecto, rígido.

Ternura, lascivia. Cariño, travesura. De pensarte los contrastes se hacen uno, se normaliza la paradoja, el absurdo cobra sentido… la anomalía se vuelve modelo.

Se agudizan mis sentidos. Escucho tus tacones detrás de mí, siento tus manos en mi pecho, siento el aire de tu voz bordeando mis orejas y tus manos sobre mi sexo.

pensarte 4De pensarte sudo. Mis labios son mordidos; por mí, tratando de imaginar que eres tú.

Te veo sentada en mi escritorio, te oigo hablar… Puedo ver tus piernas balancearse de atrás hacia delante. Puedo ver tus ojos, de un negro satinado, brillantes; mirándome coqueta mientras, con una sonrisa malévola, me golpeas el pecho.

De pensarte recuerdo. Mis manos en tu rostro, tu cintura haciendo frontera con mis caderas, tu piel cálida, tus besos infernales con sabor a cielo.

De pensarte le doy la ventaja a los demonios para que me tienten con la seguridad de que voy a caer en el averno. Activas mi pecado capital. Vuelo directo a mis bajos instintos. Me condenas.

pensarte 5El agua sabe a vino, el sonido de la lluvia se vuelve mar y marea. La noche se hace más corta y la luz de luna niquela los charcos de deseo que se desbordan en las fosas de mi lujuria.

De pensarte imagino un sinfín de posibilidades y casi todas terminan dentro de ti… otras fuera, pero siempre en ti. Mis sueños se empapan, mis sabanas te mimetizan y despierto empuñándolas y apretándolas con mis piernas.

De pensarte se desequilibra mi balanza química, haciendo que mis neurotransmisores activen todos mis sentidos hacia el placer, sin embargo, al final; no es más que mi imaginación, la misma que juega a tu favor.

Hasta aquel día en que las sabanas realmente sean tú.

Pensarte 6Hasta el momento en que, aquello que siento recorrer desde mi cuello a mi entrepierna sean verdaderamente tus manos.

Hasta que seas tú quien muerda mis labios para asirte de ellos como si de un barranco se tratase.

Hasta que eso no pase, no me cansare de pensarte… aun si no llega a pasar.

 

Anuncios

Entrevista con Lucifer

Se que muchos criticaran esta entrevista por el hecho de que “Estoy hablando con Satanás” pero es la manera más fácil de explicar lo que llego a mi mente en un momento.

Esta idea me surgió por causa de la costumbre popular de muchas personas de tener como culpable de todo lo malo que pasa en el mundo a un ser al que llaman “Diablo” por creerlo representante del mal en la tierra; igualmente todos los actos y consecuencias buenas vienen de Dios, aunque cada una paradójicamente vaya como consecuencia de la otra.

entrevistaconluciferdemispasiones

YO: Satanás…

EL: ¡No! Lucifer, ese es mi nombre

YO: Ok, Lucifer. La gente te conoce por distintos nombres, según cada cultura y creencia, pero, ¿Quién eres en realidad?

EL: Soy, pero que yo sea depende de cada individuo, ellos me traen con su fe. Para los cristianos soy el enemigo, para los satánicos, soy un dios; para los ateos no soy nadie.

Según la biblia fui un querubín, quien quiso igualarse a dios y fui desterrado, me convertí en demonio, fui condenado y la maldad vino al mundo…ok, ¿por qué dios mandaría al mundo la maldad?, eso y casi todo en la biblia se contesta con esto: “Estaba en el plan de Dios”

Simple, yo soy todo lo malo, aunque eso venga en primera instancia como una consecuencia de un acto bueno, así mismo; Dios es todo lo bueno, aunque, en un principio, haya sido motivado de manera inconsciente por un ideal malvado.

YO: ¿Qué hay de verdad sobre lo que dices de que contigo vino la maldad a este mundo según la biblia?

El: Antes que nada quiero decir:”Si me pagaran cada vez que una persona dice que lo malo que le ha pasado es culpa mía, fuese millonario sin trabajar”

Y para responderte, según “La Palabra” el hombre peca porque de sus propias concupiscencias es tentado…¿donde entro yo ahí?

YO: O sea que ¿tú no haces nada para que el hombre haga maldad?

EL: Si un hombre mata a un satánico, lo que no debí permitir por ser mi seguidor, su familia dirá que fue mi culpa.

Si por el contrario es el satánico quien mata a alguien, irrevocablemente será mi culpa también; para el colmo de la ironía dirán lo mismo si es suicidio.

Me podría preguntar: ¿Cuál es la función de Dios? Y te podría asegurar que cada quien le da la función que crea en su vida. Pero podría ser: “Mirar, observar y dejar que pase”

YO: ¿Le reprochas a Dios por qué piensas que no hace lo suficiente?

EL: No, nunca, el hace lo que tiene que hacer, existir y estar para quien en el cree.

Igual para conmigo, estoy ahí para quien cree en mí y quien me teme, no somos muy diferentes en ese sentido.

Lo que pasa es que la gente no a comprendido algo muy bien. Aunque su Dios es todopoderoso, no se mete entre el humano y su libre albedrío. Y es por esto último que se entiende de antemano que el humano es quien tiene el control de la bondad o la maldad que hay en el mundo, son ellos quien deciden. Que se inclinen mas por la maldad…es cosa de cada quien.

YO: Comprendo tu punto, pero dime, tu supuesto poder maligno que se ve representado en creencias populares de diferentes países, brujas, vudú y santería. Háblame de eso.

EL: (Risa Sarcástica) Una pregunta para ti: ¿Tú has visto alguna de esas cosas en el centro de la ciudad o en ciudades como Nueva York o Roma?

YO: No, no creo haber visto eso

EL: La mente humana es muy poderosa, a través de la confianza en si mismo, o la seguridad de creer en algo hace que un individuo o un grupo de personas crea también, sientan y vean.

Si te fijas, es en los lugares más marginados donde estas cosas tienen su génesis. ¿Eso qué significa? Tal vez a la maldad no le gusta la gente más culta o con más conocimiento en general.

Para no ser totalmente escéptico te puedo decir que así como existe el mal, el bien es más real aunque sea opacado por el primero mencionado. Al fin y al cabo cada hombre es responsable de lo que cree y lo que sigue.

Yo: Para finalizar con este encuentro, Lucifer, quiero que me resumas tu opinión del por qué la maldad ha ido en aumento en el mundo, partiendo de tu hipótesis de que tú no eres el culpable principal.

EL: ¿Cuantas personas conoces que hacen el bien sin esperar una retribución material o social? Por ahí puedes empezar.

El ego. A ese si deberían llamarlo diablo.

Yo, solo soy una representación a quien el humano puede culpar del mal que hace.

La falta de valores, la doble moral, vivir de la apariencia.

En un ejemplo de similitud con los ángeles, que dejan de ser, para convertirse en demonios. El hombre deja de ser humano, y poco a poco se convierte en una bestia. Mata, engaña, roba, daña…

Las personas no se ayudan. Se pisan. Una encima de la otra para tratar de subir primero, de alcanzar una meta individual, como proclamando, yo debo ser el único.

No piensan en los demás. La moral, la consciencia y el amor se van a la mierda y es por eso que me necesitan, para que sea yo quien cargue con lo que hacen, quieren que yo lleve el lado de su cruz donde guardan la maldad que quieren expulsar.

Yo fuese Dios y nada de esto pasara, eso dicen muchos.

Pero bueno, así es el mundo y cada quien tiene su razón para vivir o existir.

“No es una lucha entre el bien y el mal, es una lucha entre el ego y el hombre; la moral, la consciencia y la humanidad luchan contra la falta de cada una de ellas”