Suicidio Memorable

Es la oportunidad perfecta para perder la vida, ahora que nos hemos perdido entre una multitud de dudas.

En soledad, el ruido en mi cabeza se fortifica y; la oscuridad que dejó tu ausencia se come las luces destellantes de tus recuerdos.

Es el momento idóneo para encontrar la muerte, para segar lo poco que quedó de mí en ti.

IMG_4357 Subida

Trato de encontrar palabras en tus labios que se dirijan a mis oídos, sin embargo; todo lo que llega son monosílabos sin emociones, señales sin sentidos y miradas sin compás.

Es el tiempo adecuado para encontrarme, borrarme de tu historia estrujando mi existencia con el pulgar mojado de saliva.

Te volviste intocable, inalcanzable. Culpa mía y de mi cobardía no decidir seguirte al abismo, que es tu ser. Aquel abismo lleno de colores, laberintos y dragones. ¿Qué culpa puedes tener tú de no querer abrirme las puertas de la luna? Pude haberme ido contigo en un viaje sin regreso y rechacé el boleto… No, lo tire.

Desapareceré de tu conciencia, me haré maldición oculta en islas desoladas. Seré ciudad hundida en el mar profundo de tus recuerdos. Pompeya en llamas sin dejar cenizas. Fenix que muere y no resurge.

Seré suicida en tus pensamientos, inexistente en tu pasado, improbable en tu futuro.

Pondré todas mis fuerzas para que logres olvidarme, aunque tengo toda la confianza de que tú, puedes hacerlo sola.

Aún me olvides, mi suicidio en tu mente será memorable.

Fotografía: Ramón Guerrero
Modelo: Nathaly Díaz
Anuncios

Go Ahead

Muchos dicen que la vida es una carrera. De ser así, ¿Cuál sería su razón de ser? ¿Se trata de ganar? ¿Llegar primero? ¿A dónde?

pista

Pues en realidad no tengo ni idea de las respuestas para algunas de estas preguntas, sin embargo, podemos pensar en lo que podemos hacer durante la carrera para poder, al menos, aprovechar el trayecto.

¿DAR SIN ESPERAR A CAMBIO?

No significa que regalemos nuestros ahorros de toda la vida.

¿Qué más se puede dar? Un saludo, una sonrisa, apoyo o motivación.

Las personas que nos rodean, muchas veces están necesitando algunas cosas que, quizás no consigan por sí mismas. Como una palabra de aliento o un beso en la frente.

Si al dar estas cosas nos empeñamos en querer que nos sean devueltas, mejor no las demos. Te aseguro que, quien las recibió y las valoro, nos las dará sin pensarlo dos veces cuando seamos nosotros los que las necesitemos; si no es así, la misma naturaleza hará que esas personas se alejen de ti.

Siempre tengamos un abrazo de cortesía, este es el mejor negocio; porque normalmente nos responden al instante con otro, quizás más fuerte.

ENFRENTAR EL MIEDO

Aquellos que no tienen miedo a nada, quizás ya no sean humanos.

Siempre hay algo que nos hace pestañear fuerte, taparnos la cara, gritar por dentro o quedarnos en shock.

El miedo siempre será más fuerte si evitamos mirarlo a la cara, se alimenta de nuestra imaginación… mientras menos sepamos de él, será más poderoso y logrará vencernos. Sin embargo, veras que, al enfrentarlo, muchas veces solo es la sombra de un conejo frente a una lámpara en contra picado.

Enfrentalos uno a uno (nunca intentes un Royal Rumble). Identifica que te está deteniendo para realizar eso que siempre has querido hacer; que no te deja llegar a donde has querido ir. La frustración, el temor al fracaso, el recelo al qué dirán… el miedo está dentro de ti, tú lo haces existir; así que eres quien puede borrarlo.

Si te sientes frustrado por algo que no paso como querías, prepárate de nuevo y dale un segundo round, y si fracasas… pues al menos te hiciste más fuerte, lucha hasta el límite; no te rindas a la primera.

Temerles a cosas que no podemos controlar, como; lo que piensan las personas de nosotros, es tonto; tenemos que aprender a vivir con eso. Lo importante es lo que pensamos de nosotros mismos y que piensan las personas que nos aman… si nos aman de verdad nos dirán en que fallamos, aunque duela.

Enfrenta tu miedo, (a menos que sea miedo a algún animal salvaje, en este caso piénsalo dos veces).

DESAFÍA EL RIESGO

El miedo trata de influir en tus decisiones, pero si tienes la motivación necesaria tomaras la decisión de embarcarte en algo nuevo.

Lo desconocido siempre es un riesgo, pero no te hablo de que pises el acelerador hasta llegar a una velocidad de muerte sin ponerte el cinturón… No. Si temes al riesgo empieza por cosas pequeñas.

Vamos conquistando poco a poco, cima a cima.

Invítalo a salir, que te diga que no es lo peor que puede suceder. Llévala a un viaje sin que sepa dónde van a parar, quizás sea una aventura inolvidable. Bésala, quizás no te equivoques y le gustas también.

Diles que eres gay.

Termina la relación antes de que se hagan más daño.

Dile que la quieres, al fin y al cabo; es imposible que te engañes a ti misma.

Solo debes calcular los daños colaterales (Aunque a veces no da tiempo), recuerda que cada acción que tomas toca a quienes te rodean directa o indirectamente. Si estás dispuesto a pagar las consecuencias, un riesgo te permitirá lanzarte a lo desconocido.

En fin, trata de disfrutar el camino antes de llegar a la meta.

Si esta es una carrera, todos los corredores somos iguales, lo que nos diferencia es la forma en que vemos la pista (Y uno que otro que corren en vía contraria)

En algún lugar del camino sentirás que vas delante y, en otras, seguro te caerás y deberás beber un poco de agua para continuar tu camino, pero nunca te detengas (A menos que alguien se detenga contigo para hacer equipo)

Si en el camino ves a alguien que necesita de tu hombro, acompáñalo unos pasos.

No se las razones por la que hoy estamos aquí, existiendo; pero cosas como: Hacer amigos, amar al prójimo y ser felices, deben estar entre las mas importantes.

“LLEGARA MAS RÁPIDO QUIEN CORRA SOLO, PERO; LLEGARA MAS LEJOS QUIEN CORRA EN EQUIPO”