Contrastes

Una época ha muerto. La época del romanticismo paso a la historia, la poesía es cosa del pasado.

En este nuevo mundo, uno lleno de oscuridad, remordimiento y temor, el arte de amar es perseguido por una turba; una muchedumbre de entes con corazones rotos, con alma rasgada y sin espíritu.

Desandan por las calles con maletines grises y negros, sin sonrisas reales, con miradas vacías.

Tazas de café que ya no quitan el sueño. Tazas de té que ya no ayudan a dormir.

Se sientan en un escritorio que ha separado ambos hemisferios de su cerebro y ha apagado el lado derecho, dejando de forma definitiva la lógica como elemento dominante.

fotos-blanco-y-negro-y-un-toke-de-color-iii-1-728

Ya no conectan con la naturaleza, no les es posible ver los arcoíris, no se detendrían a contemplar una aurora boreal, o el canto de algún ave, o los ojos de alguien más. Alguien más, alguien que si ve las cosas maravillosas que existen, lo mágico, lo etéreo. En este mundo gris aún existen personas con colores.

Están ocultos con sacos negros, zapatos de vestir y correas de marcas. Se ocultan de aquella energía oscura que a ensombrecido nuestro mundo. Se esconden en cabinas de teléfono, en las esquinas de los trenes, en el asiento de la ventana en algún avión, mirando las nubes, esta alguno.

Son esos que, entre la multitud pueden verse y, con disimulo y cuidado se sonríen. Son esos adaptados que trabajan de encubiertos entre papeles llenos de números, pero que en su tiempo libre escriben versos a lo inanimado, canciones a los amores perdidos y hablan de arquetipos olvidados.

Capa-de-ajuste-de-Blanco-y-negro-en-photoshop-selectivo-3

Son esos que beben café por placer, toman el té por quien los acompaña y se detienen unos segundos en medio de la acera para contemplar las primeras gotas antes del aguacero.

Están ahí afuera, tratando de colorear a los demás, a quienes se dejan, a quienes pueden aun despertar… y los estamos perdiendo. Sus colores se desvanecen. Algunos ya son color pastel, otros se han manchado de gris y están opacos y algunos, como todo en exceso hace mal, se han tornado de colores niquelados y metálicos y se creen por encima de los demás.

Que nadie nos haga tenues, que nadie nos quite color… que nadie nos haga gris. La revolución puede comenzar por un abrazo, una palabra sincera, un beso inesperado, sexo entre papeles. Una sonrisa oportuna, un elogio del corazón, una mirada del alma.

Dijo mi poetisa favorita una vez ¡Boicoteen el puto sistema!