Ellos – Resaca al Desnudo

Parte 2

– Casi olvidaba el sabor de tus besos. _ Le dijo mientras lo miraba fijo a los ojos.

– Yo nunca olvidaría los tuyos. _ Sonrió

Tenían meses sin verse y años sin tocarse como en ese momento lo hicieron.

Se conocieron de una forma extraña, casi tanto como se vieron en esas calles solitarias.

Cargada entre sus brazos, ella yacía con ojos cerrados. Él, la miraba mientras subía las escaleras del hermoso hotel vestido de épocas de antaño. La misma habitación de siempre. El mismo lugar a donde solía ir solo, a descansar, a despejar la mente y a buscar ideas, ahora era ocupado por dos personas.

La posó sobre la cama, le desabrochó el brasier y se sentó allí, a mirar la forma en que rebotaba la luz de luna en las ventanas del inutilizable balcón del tercer piso.

I

Se levantó. Se quito la camisa y los zapatos y, de forma imperceptible, ella se había levantado y lo abrazaba desde su espalda hasta tocar su pecho con las manos. Sus manos cálidas y el olor de su piel con una ligera marca de alcohol lo hicieron voltear, para darse cuenta tarde de que ella se había quitado el vestido.

 

– ¿Qué crees que haces? _ Dijo sonriendo mientras le tapaba el cuerpo con una sábana.

– ¡No me tapes! Estoy lo bastante sobria para saber lo que hago y lo que quiero. _ Al terminar la oración, casi se cae de la cama.

Él la tomo del brazo para que este no cayera al suelo.

– Querida. Esta vez, ni yo estoy sobrio.

Con una sonrisa en la cara, él esperaba que ella lo mimetizara… y así fue. Ella sonrió y lo beso como nube contra el viento.

Esos besos con sabor a recuerdo. Besos que traen a la mente historias que nunca pasaron.

6Él la tomo por la cintura y la empujo hacia sí mismo, suavemente, para sentir aquel calor que desprendían sus poros. Los besos se intensificaron, tomando un significado más fuerte. Mordidas, lenguas, saliva y sudor.

Puro frenesí los controlaba. Como si el tiempo que llevaban sin verse acumulo las ganas de sentirse el uno al otro.

No hubo juegos, ni romance… mucho menos compasión. Se despedazaron a caricias. Sin pensarlo el termino de desnudarse, ella como respuesta lo tomo del cuello y, acostándose, se posó debajo de él. Un movimiento rápido para acomodarse y hubo unos segundos que parecieron en cámara lenta justo antes de que su sexo se deslizara en sus adentros. 9 centímetros en 3 segundos.

2Ella arqueo la espalda como si desde la cama, las manos de un ángel caído, la empujaba hacia el cielo. Él comió de sus pechos mientras sus caderas bailaban al son de la lujuria.

Ella y sus manos agarradas a la espalda de el para no caer.

3.jpg

Él y sus labios cual lobo matando presa, pegado a su cuello.

Ella y sus pies estirados del placer.

Él y su respiración excitada.

Ella y sus gemidos.

5

Él y sus suspiros.

Ella, en blanco.

Él, muriendo.

Ella… Él

Uno.

El sol parecía mucho más brillante en la mañana. Aprovecho que las cortinas no estaban correctamente puestas y se coló en la habitación golpeando sus ojos. Abrió sus ojos lentamente y, cuando su cerebro se encendió, entonces recordó cada sensación que había tenido la noche anterior. Aun podía sentir el palpitar entre sus piernas.

Miro a su lado y no encontró a nadie. Sintió algo de melancolía, pero sabía que era una posibilidad.

Entro a la ducha y con agua caliente trato de quitarse los pensamientos que le venían a la cabeza y seguir su día sin remordimientos. Salió para vestirse y, en su ropa interior encontró un pedazo de papel.

Sonrió, lo tomo, lo leyó y, se mordió los labios.

Suspiro.

De Pensarte.

Cosquilleos en la yema de mis dedos. Desde los pies hasta la cabeza siento como la piel se me eriza. Las palpitaciones suben a doscientas por minuto y la sangre acelera su recorrido a través de mis venas llegando de pronto a mi cerebelo y, con este impulso, la serotonina fluye y me hace sonreír, mientras la dopamina hace que mi sonrisa sea picardía y que mi mente juegue a que soy adonis y tú, afrodita.

Solo por pensarte.

pensarte 2De pensarte hierbe mi sangre, siento mis células alborotarse… Puedo percibir tu olor en el aire.

El café más amargo me sabe dulce. Dulce de leche y miel que emanan tus labios.

El insomnio es más llevadero, al pensarte es fácil estar despierto, erecto, rígido.

Ternura, lascivia. Cariño, travesura. De pensarte los contrastes se hacen uno, se normaliza la paradoja, el absurdo cobra sentido… la anomalía se vuelve modelo.

Se agudizan mis sentidos. Escucho tus tacones detrás de mí, siento tus manos en mi pecho, siento el aire de tu voz bordeando mis orejas y tus manos sobre mi sexo.

pensarte 4De pensarte sudo. Mis labios son mordidos; por mí, tratando de imaginar que eres tú.

Te veo sentada en mi escritorio, te oigo hablar… Puedo ver tus piernas balancearse de atrás hacia delante. Puedo ver tus ojos, de un negro satinado, brillantes; mirándome coqueta mientras, con una sonrisa malévola, me golpeas el pecho.

De pensarte recuerdo. Mis manos en tu rostro, tu cintura haciendo frontera con mis caderas, tu piel cálida, tus besos infernales con sabor a cielo.

De pensarte le doy la ventaja a los demonios para que me tienten con la seguridad de que voy a caer en el averno. Activas mi pecado capital. Vuelo directo a mis bajos instintos. Me condenas.

pensarte 5El agua sabe a vino, el sonido de la lluvia se vuelve mar y marea. La noche se hace más corta y la luz de luna niquela los charcos de deseo que se desbordan en las fosas de mi lujuria.

De pensarte imagino un sinfín de posibilidades y casi todas terminan dentro de ti… otras fuera, pero siempre en ti. Mis sueños se empapan, mis sabanas te mimetizan y despierto empuñándolas y apretándolas con mis piernas.

De pensarte se desequilibra mi balanza química, haciendo que mis neurotransmisores activen todos mis sentidos hacia el placer, sin embargo, al final; no es más que mi imaginación, la misma que juega a tu favor.

Hasta aquel día en que las sabanas realmente sean tú.

Pensarte 6Hasta el momento en que, aquello que siento recorrer desde mi cuello a mi entrepierna sean verdaderamente tus manos.

Hasta que seas tú quien muerda mis labios para asirte de ellos como si de un barranco se tratase.

Hasta que eso no pase, no me cansare de pensarte… aun si no llega a pasar.

 

Sueños

Hoy volví a soñar con ella. Aquella de la sonrisa inefable.

Esas memorias inundan mi mente presentándome como recuerdos sus besos; los pocos que nos dimos, sus manos delicadas tocando mi mejilla, su olor dulce y la esencia de sudor que desprendía su piel por el calor que rodeaba aquella intimidad.

Soñé con el momento donde solo éramos ella y yo, donde lo demás no existía. El preciso momento donde, al choque de sus labios el tiempo dejaba de ser. El segundo exacto en que sus ojos eran alfa y sus labios fin.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sabía que era un sueño. Sabía que no era real cuando mis manos tomaron sus caderas como si dependiera mi vida de ello. Imaginé que no era verdad cuando sentí sus uñas rozando mi espalda como intentando llegar al hueso, supuse que mi mente me jugaba una broma cuando su aliento de vida se posó sobre mi cuello y suspiraba melodías angelicales.

No negare que, a pesar de saber que nada era real, no tenía ninguna intención de despertar. Quería engañarme entre sus piernas, perderme en su sonrisa natural y atrayente; aun cuando fuera una broma pesada de mi memoria, una jugarreta estúpida de mi cerebro, una prueba onírica de mi subconsciente.

Couple having sex

Quería seguir allí, en ese segundo antes de despertar que me estremeció en la cama. Un segundo que se hizo casi infinito atrapado en su piel. Un segundo que me hizo sonreír al despertar.

Hoy volví a soñar con ella. Aquella de lindas caderas y besos memorables.

Sentado en la cama por unos minutos antes de comenzar la rutina, decidí solo cerrar los ojos y recordar con un suspiro: sus besos, su mirar y su sonrisa coqueta.

Mi alarma sonó.

 

19 Lunares

La dosis perfecta de motivación llevaba su nombre.

La espera, un poco de vino barato, un trago; sonrisas, la puerta…su ausencia.

No me dio tiempo a girar cuando su pelo caía cerca de mis hombros. Me sonrió y, amable; saludó.

Su mirada, su índice en la nariz cuando reía… su abrir y cerrar de ojos.

¿Alguna vez has sentido a alguien sin tocarlo?

Como si sintieras sus dedos en tu barbilla y, sin hacer esfuerzo alguno, te halara hacia sí.

“Un poco de alcohol quizás me ayude a controlar mis ganas…” Eso no fue una buena idea.

La música se le metía por la espina dorsal; desde el coxis llegaba a su médula y provocaba, en su cabello; ondulantes movimientos psicodelicos.

Se perdió por un momento, cerró los ojos y, como si hiciera el amor con la guitarra en “A contra luz”; dejo caer suavemente su cuerpo en la silla del bar, deslizando su espalda como si los tonos de la canción hicieran vibrar su físico desde el interior… sonreía como quien encuentra felicidad.

Maldición mía que mi mente no dejara pasar detalles.

Existen tantas cosas que decir en la distancia que existe entre dos mentes que no dejan de mirarse, entre dos cuerpos de polos opuestos, entre dos almas que desean romper; al menos, una ley de la física y hacerse una; aunque sea solo un instante.

Pues, quizás no nos conozcamos lo suficiente, pero, de lo poco que sé; es que una forma en que nos comunicamos es a ritmo de bachata. Sus manos frágiles que me agarran fuerte, que tocan mi espalda y en cada giro me aprietan hacia su centro.

El olor de su pelo, su sonrisa tras la mía, en asincrónica perfección. Sus movimientos mimetizando el viento y sus dedos ardiendo como fuego en mi cuello. Con ritmo tropical sus caderas se balanceaban armónicas, terminando; exactamente cada cuatro tiempos, sus piernas entre las mías, para inmediatamente movernos a la par, como cardumen emigrante.

Era la forma más fácil de hacerle saber las ganas que me provoca contar todos sus lunares. “Tiene 19 lunares en el camino de su boca hasta su cintura.”

Sus benditos labios, que suele morder cada cierto periodo de tiempo, creando una tortura a mis pensamientos. “Es un maldito poema verte ser…” Le dije.

Otra1

A penas comenzaba el día cuando una sombra tenue nos arropo, nos vimos cara a cara menos de un segundo, eso bastó para que el tiempo se detuviera y hacer de aquel momento el más largo de toda la noche. Una noche sin luna, su rostro de sol… en sus pupilas una llama.

Aun no sé si fui yo quien la beso o si ella me atrajo psíquicamente hacia su boca. Tan ligero fue al tocarnos que mi mente emblanqueció; tan fuerte fue al sentirnos que mis manos trataban de fusionarse a su espalda.

Su lengua, mis latidos.

Su olor, mis suspiros.

Sus feromonas, mis caricias.

Su adiós, mi “Hasta pronto”

Sin Situlo

No, ella no es mi novia.

¿Amantes? ¿Nos pueden llamar así si cogemos aunque yo no tenga pareja?

No sé si tiene pareja, y no me importa, si no me lo ha dicho es porque no le interesa que lo sepa, además de que nunca le he preguntado, y no creo que lo haga tampoco.

¿Qué somos? ¿Tienen alguna necesidad psicológica de ponerle nombre a todo?

 

No sé si es mi alma gemela o si tiene en su dedo, el otro extremo del hilo amarrado a mi meñique. No sé lo que somos, ni me interesa.

 

Es más, llámenlo como quieran.

1

Lo que sí sé, es que cuando me besa se siente como si de mi lengua dependiera el oxígeno que su cuerpo necesita. De lo que estoy seguro es, que sus ojos me miran con una lujuria, tan ardiente como gigante roja.

Es directa como cañón de alto calibre, casi siempre da en el blanco; y, si no atina a mi diana, entonces le disparo yo, hasta terminar entre sus labios en un intercambio de disparos.

La conocí después de besarla. Luego de que sus dientes mordieran mi lengua y; a obscuras, sus manos conocían la estructura de mi espalda, no tuvimos tiempo de hablar, o de llegar a un acuerdo, firmamos de mutuo consentimiento la oportunidad que nos había tocado. Yo firme al tocar sus nalgas, ella cuando subió a mis caderas.

Se hizo mi aprendiz al desnudo, y con húmedos argumentos me convenció de ser su maestro. Sin miedo, sin vergüenzas nos entregamos a las tentaciones de la carne; ya no temo al infierno, tiene cielo entre sus piernas.

Otra-.jpg

Y no, no tiene nombré, ni etiquetas… no declaramos las caricias que nos dimos, ni pusimos una regla o limite cuando ella me llamo “perro” y yo le dije “puta”. No nos ofendimos, ni cuando ella mordió; sin previo aviso mis nalgas o cuando sin aviso previo hale con fuerza sus cabellos.

No nombramos el sudor de nuestros cuerpos, ni le puse algún apodo al arañazo que me hizo en las costillas… Y es que si designo un nombre a lo que hacemos se volverá objetivo, en cambio; si queda innombrado, sin protocolo, sin formalismo… se queda más cercano a lo abstracto más etéreo. Surreal.

Si he de reconocerlo de alguna manera, lo nuestro seria compartirnos, disfrutarnos, cogernos; matarnos y vivirnos. Un complejo ir y venir.

Y así lo vamos a dejar, hasta que ella se canse de pedirme más, o hasta que yo me harte de tener ya menos.

 

Gratitud a Carolin Rosario (Mi Princesa Rebelde) Por inspirar este escrito.