Agenda Rota

Horas, días, semanas, meses… Años.

Mi agenda estaba llena, no tenía ni un día desocupado, y no lo quería.

Había llenado cada espacio de mi tiempo contigo, con nosotros. Había puesto una cita en cada nota al margen donde, al final de cada noche, me veía contigo.

Viajes, salidas al cine y noches de luna puestas en un calendario que empezó un octubre y, al contrario de los Mayas, no le pusimos fecha fin.

perdiendo-dc3adas

Aun así, cerca de un equinoccio, se rompió el almanaque que había elaborado con tanto ahínco. No llegamos a firmar el anuario y cada glosa termino guardada en el último rincón de mi estante favorito.

Ya no habría citas, ni noches de luna, había terminado el viaje; mi agenda estaba vacía, de nuevo. Juro que intente llenarla de tareas, de ocupaciones y responsabilidades, pero las olvidada y recordaba que en ese momento pudimos estar bebiendo vino, bailando en la sala, o cocinando por que sí. Te aseguro que intente dejarla vacía, escondida; pero una alarma me despertaba a media noche con la etiqueta: “Despiértala a besos”.

Y ahora que el tiempo ha perdido sus motivos para existir (al menos el mío), sigo tachando con una equis cada día que pasa en mi calendario, como reo que espera libertad, pero no sabe cuánto tiempo encerrado le queda; solo para saber los días que lleva sin ver la luz.

Mi memoria me juega bromas pesadas al traerme tu recuerdo cuando pasan en la TV tu película favorita. Odio no poder besarte mientras estamos en el cine… ahora quien me ayudará a tomarme el vino.

Y aquí estoy, hojeando mi cuaderno de tareas por hacer, sin encontrar tu nombre en fecha alguna, con la TV encendida viendo algo que no me gusta, borracho de tanto vino y, pensando en ti y en mi maldita suerte de no haber sido suficiente para llenar tu vida, aun cuando, contigo; tuve la osadía de llenar la mía.

Horas, días, semanas, meses… Años.

Anuncios

Medidas

“Es enorme”, “La tiene pequeña”, “Esas, si que son nalgas”, son frases comunes entre amigos y familiares, a veces entre desconocidos; para referirse a partes del cuerpo de otras personas.

El tamaño, la medida y el volumen en que tienes algo, es tomado en cuenta al momento de hacer un juicio sobre ti, ya sea positivo o negativo.

1

¿Qué copa eres?

  • Son chicas, nadie las va a mirar.
  • Son enormes, desearía tener menos.
  • Tienen buen tamaño, pero están algo caídas.

Lo peor, es que una gran cantidad de hombres también se creen matemáticos, o tienen complejo de “Corpus Meter” al ponen en una balanza cuanto tiene y como lo tiene aquella chica.

3

Es algo tan normal el hecho de juzgar a alguien por las medidas de su pene o de sus nalgas, que da miedo.

Pero muchas chicas no se quedan atrás. ¿Cómo la tenía? – La pregunta más esperada después de que tu amiga durmiera con el chico que le gustaba.

No solo eso. Están las medidas de cinturas de las chicas, las medidas del pecho de los chicos, el tamaño de los pies de las mujeres, el tamaño de los bíceps del hombre, el largo del pelo de las féminas, el largo de los dedos del caballero.

2Pues les daré mi opinión sobre las medidas. No me interesan más de lo que deben. Es cuestión de gusto, respeto y amor propio.

Gusto. Lo que me gusta es tal o cual cosa, de tal o cual forma. Es aceptable tener gustos específicos. A pesar de que no los tengo yo.

Respeto. Que no me guste no significa que sea feo, que este mal, que sea incorrecto. Habrá otra persona que ame lo que a mí no me atrae.

Amor Propio. Amar mis medidas, amar mi forma… Siempre que mis medidas no afecten mi salud física o mental, debo quererme sobre todas las cosas.

Aprendí que la única unidad de medida que de verdad importa es el tiempo, este va avanzando indetenible, sin importar lo que hagas seguirá hacia delante.

5.jpg

Da igual si estas gordo, delgado u obeso… el tiempo sigue su ritmo.

Cuando te miras al espejo y te sientes inconforme con lo que vez, esas medidas pueden ser cambiadas con esfuerzo, con dedicación, o en casos más extremos, con cirugías; pero mientras lo piensas, el tiempo sigue.

Mientras crees que tus estrías son feas, el tiempo sigue.

Cuando tienes esa disputa antes del sexo, luchando por apagar la luz; el tiempo sigue.

Cuando te frustras por querer tener el cuerpo de otra persona y no el tuyo, el tiempo sigue.

Cuando te quejas por no tener suficientes nalgas para sentirte aceptada, o abdominales de six-pack para sentirte atractivo, el tiempo sigue, y no se detiene… y estas desperdiciándolo.

(Imágenes tomadas del Video Clip de la canción Matemáticas de la Carne, del rapero español Rayden)

El amor de mi vida

  • ¡Ya me voy a casa! _Grité como despedida.
  • Déjame acompañarte. Me pongo algo encima y me esperas. _Dijo ella corriendo a la habitación.

Paso sus manos por su hermoso y rizado cabello. Un montón de pelo grueso y fuerte. Buscó un abrigo en forma de capa, aseguró sus lentes y salió detrás de mí.

  • Sabes que no tienes que hacerlo, es tarde y es peligroso para ti.
  • A mí no me van a quitar nada, porque no ando con dinero ni celular; además, sabes que me encanta acompañarte. _Me decía mientras me tocaba la mano derecha. – Déjame ayudarte con eso que llevas.
  • No, no es necesario. _ Le dije en vano.
  • Dámelo, ven. _Dijo casi arrebatando de mi mano el maletín.
  • A veces eres desesperante. ¿Sabias?
  • ¿Yo? _ Pregunto en tono ingenuo.

Su mirada de ternura me contagio, estaba más hermosa aquella noche. Todos los días la veo más bella. Ella no imagina lo mucho que me gusta caminar a su lado, aun cuando siempre está hablando, contándome algo, tratándome como a un niño, cuidándome más de la cuenta.

Adoro tomarla de la mano a lo largo del sendero, darle besos de sorpresa en la frente, oler su pelo, ayudarla a cruzar la calle (Aun cuando le hago creer que ella es quien me ayuda a mí).

No sé si sabe cuánto la amo y cuanto me gusta dedicarle de mi tiempo. Escuchar su voz casi indetenible Preguntando: ¿Tienes hambre? ¿Quieres algo? ¿Te hago chocolate? ¿Mi cena está ahí, puedes comer?

Me gusta abrazarla, aunque ella es demasiado eléctrica para quedarse un rato en un solo lugar y, el abrazo se termina antes de lo que quisiera poniéndose en camino para hacer la siguiente tarea.

He aprendido tanto de ella, de sus aciertos, de sus errores… de sus virtudes. Sigue orando por mí aun cuando sabe que, ni por mí mismo digo plegarias.

Es el amor de mi vida, por lo que ha sido, por lo que es. Te amo.

Le doy gracias a la vida por ser tu hijo, aun cuando no he sido lo que tú esperabas que fuera.

Dedicado a mi madre.

Juana E. De la cruz.

IMG_20190101_114628a

Memorias

– Es una chica linda.

Así la describieron la primera vez que me hablaron de ella. Y no fue exagerando, ella era linda.

No. Ella era extrañamente bonita.

Piel canela, cachetes colorados y una hermosa sonrisa de la que salió un alegre “Hola”

Era de esas personas que conoces y no imaginas que serán si quiera amigos.

Cora.jpg

Recuerdo que una noche bailamos. Varias veces bailamos. Un ceñido vestido cubría su tersa piel hasta unas cuantas pulgadas encima de sus rodillas, dejando al descubierto unas hermosas piernas que, a ritmo de merengue se movían, a veces sin ritmo a causa del alcohol.

En cada giro, su cabello lanzaba esporas perfumadas en mi rostro. Aquel olor hacia más cómodo bailar rompiendo las leyes físicas del espacio.

Recuerdo que un día comimos. Tiene el don de comer y no perder la figura. Sonreía y suspiraba con cada bocado. Tiene el candor de una frágil rosa, de esas que, aun en otoño, luchan para no dejar sus pétalos caer y prefieren congelarse en invierno. Entonces sonrió al verme mirándola:

– ¿Que? Tengo hambre.

Me replicó. Lo que a su vez me hizo sonreír.

Su sonrisa podría partir en dos un arcoíris y tomar su lugar. Y su tierno mirar sosegar a la bestia menos dócil.

Recuerdo que una noche cogimos. Quizás no fue el mejor momento, quizás no fue la vida correcta… pero pasó. La tomé de las manos y, como si pidiera permiso para besarla, me acerque tímido. Sentí su sonrisa frente a mis labios y su lengua, amable, me recibió como si su boca fuera mi hogar.

Un beso de esos lentos, de esos que duran unos segundos, tiempo suficiente para que haya aparecido un sentimiento extraño… como si nos hubiésemos conocido de antes.

Sus pechos, los más hermosos que había visto en mi vida, firmes en mis manos y suaves al tacto como nublo frente al aire; orgullosos, cortaron las distancias que separaban su calor de mis ganas. Las ganas de conocer su sabor, el sudor de sus piernas, la esencia que de su piel emanaba.

Al bajar de sus altas montañas por el sendero de su abdomen; por donde agua dulce fluía, llegue exhausto a su valle. Con sed tome del agua de su arrollo y las ondas removían sus orillas.

Al verla allí, con los ojos cerrados; al contrario que sus piernas, sonreí. Como cuando en un sueño estas volando a tu antojo y sientes como tu cuerpo disfruta cada centímetro del viaje hacia el espacio… Así sintió mi cuerpo nadar en sus adentros.

IMG-20180907-WA0015.jpg

Entonces sentí aquello, aquel “Clic” que hacen las mentes que, posiblemente, se hayan conocido en otras vidas. Aquella sensación extraña de haber viajado a ese lugar que no conocías, de haber hecho antes, aquello que empezabas a realizar; ese sentimiento de que, esta idea que acabas de tener podría ser un recuerdo.

No podría olvidar que una vez lloramos. Luego de un lindo día caminando en un feo sitio de la ciudad. Sus ojos se llenaron de lágrimas y sus pupilas reflejaban impotencia. Allí pude ver su lado quebradizo, allí se rompió por el simple hecho de pensar  que los demás pensaban de ella, lo que ella no era. La abrace un momento y trate de hacerla entender que no debía dejar que otra persona la dañara, aun cuando ella quisiera a esa persona.

No recuerdo cuando nació nuestra amistad. Si fue mientras bailamos, o cuando comimos juntos. No recuerdo si fue mientras cogimos o cuando sus ojos empaparon mis hombros. De verdad que no recuerdo… Una amistad extraña para nosotros que, de habernos encontrado en otra vida, en otras circunstancias, con otra realidad; quizás aún estuviésemos viajando, yo en sus adentros y ella en mis pensamientos.

 

Fotografía: Ramón Guerrero
Modelo: Cora Gonzalez

Búsqueda Inconsciente

La naturaleza humana nos hace querer buscar alguien con quien compartir nuestra existencia.

Casi nos obliga, de forma inconsciente, a tratar de conectar con alguien. Vamos de la casa al trabajo pensando, muchas veces, si encontraremos a esa persona este día o pensando en alguien a quien ya encontramos; este o no con nosotros.

Cada uno de nosotros, gracias a la diversidad, busca a su manera y busca cualidades diferentes. Mientras muchos buscan el amor de sus vidas, otros buscan el amor de una noche, sin embargo… nunca se sabe que te vas a encontrar.

Pareja JugandoLa gente lucha en contra de la soledad, al menos la mayoría. Buscamos miradas que son directas, sonrisas devueltas, coqueteos correspondidos o, un roce de manos en el que se crucen los meñiques.

Claro está que, para que la búsqueda sea más fácil, la gente tiene preferencias y cánones. Normalmente se enfocan en encontrar personas con un fenotipo agradable para sí o para una mayoría.

Pero ¿Qué es lo que en realidad importa? ¿Buscar a alguien para matar la soledad o encontrar un ser que nos haga compañía? ¿Es lo mismo?

¿Que nos hace sentir solos? Quizás nos hemos preguntado esto en algún momento. Es posible que la incapacidad de compartir con alguien mis intimidades, miedos, cualidades y des virtudes, sea la causante de ese sentimiento.

KissCreo que a veces el problema es que buscamos a alguien, pero con el plan incorrecto:

Buscamos alguien que nos escuche, pero no ponemos atención a lo que dice.

Buscamos alguien que nos ame sin tapujos, pero nos da miedo entregarnos por completo.

Deberíamos buscar alguien con el que disfrutemos, más que el hecho de que hizo el café, amemos compartir aquel momento agradable sentados en la mesa.

Deberíamos buscar a esa persona que, aunque no les gusten nuestros chistes, los escuche y sonría por lo idiota que somos.

Esa persona a la que nuestra seriedad o informalidad le parezcan interesantes. Con quien crear lenguajes propios, señales privadas; quien te invente nombres.

Pareja compañia

Jugar a las almohadas, quien te agarra la nariz y corre porque sabe que odias que lo hagan; quien cree en ti y en lo que deseas. Alguien que se apasione por lo que hace y no se detenga hasta conseguir lo que quiere compartiéndolo contigo. Alguien que quiera que estés ahí y por quien te quedarías, aun no te lo pidiera.

Alguien que se quede a escuchar mientras cantas tus canciones favoritas, aquella persona que sonría al verte sonriendo a la luna. Ese desorden que te besa y desapareces. El caos que remueve de ti los frutos y te hace tambalear.

Encuentra a quien te toque y deba secarte. Esa persona que te provoca orgasmos. Busca a ese elemento que falta en tu tabla periódica, aquello que hace real tu alquimia creando del bronce, oro y; que resucite con tu voz en cada gemido.

Si encuentras algún ente de estos vívelo, cuídalo y respétalo. Que importa cuánto dure. No hay personas equivocadas… Hay personas vividas, recuerdos compartidos e historias que contar… o callar.

Encontrar a quien sin decir nada lo es todo.

Combatir a la soledad es una lucha constante, no te rindas. Ese deseo de compartir quienes somos con alguien más está en nuestros genes.

Un consejo:

Sé Tú