Memorias

– Es una chica linda.

Así la describieron la primera vez que me hablaron de ella. Y no fue exagerando, ella era linda.

No. Ella era extrañamente bonita.

Piel canela, cachetes colorados y una hermosa sonrisa de la que salió un alegre “Hola”

Era de esas personas que conoces y no imaginas que serán si quiera amigos.

Cora.jpg

Recuerdo que una noche bailamos. Varias veces bailamos. Un ceñido vestido cubría su tersa piel hasta unas cuantas pulgadas encima de sus rodillas, dejando al descubierto unas hermosas piernas que, a ritmo de merengue se movían, a veces sin ritmo a causa del alcohol.

En cada giro, su cabello lanzaba esporas perfumadas en mi rostro. Aquel olor hacia más cómodo bailar rompiendo las leyes físicas del espacio.

Recuerdo que un día comimos. Tiene el don de comer y no perder la figura. Sonreía y suspiraba con cada bocado. Tiene el candor de una frágil rosa, de esas que, aun en otoño, luchan para no dejar sus pétalos caer y prefieren congelarse en invierno. Entonces sonrió al verme mirándola:

– ¿Que? Tengo hambre.

Me replicó. Lo que a su vez me hizo sonreír.

Su sonrisa podría partir en dos un arcoíris y tomar su lugar. Y su tierno mirar sosegar a la bestia menos dócil.

Recuerdo que una noche cogimos. Quizás no fue el mejor momento, quizás no fue la vida correcta… pero pasó. La tomé de las manos y, como si pidiera permiso para besarla, me acerque tímido. Sentí su sonrisa frente a mis labios y su lengua, amable, me recibió como si su boca fuera mi hogar.

Un beso de esos lentos, de esos que duran unos segundos, tiempo suficiente para que haya aparecido un sentimiento extraño… como si nos hubiésemos conocido de antes.

Sus pechos, los más hermosos que había visto en mi vida, firmes en mis manos y suaves al tacto como nublo frente al aire; orgullosos, cortaron las distancias que separaban su calor de mis ganas. Las ganas de conocer su sabor, el sudor de sus piernas, la esencia que de su piel emanaba.

Al bajar de sus altas montañas por el sendero de su abdomen; por donde agua dulce fluía, llegue exhausto a su valle. Con sed tome del agua de su arrollo y las ondas removían sus orillas.

Al verla allí, con los ojos cerrados; al contrario que sus piernas, sonreí. Como cuando en un sueño estas volando a tu antojo y sientes como tu cuerpo disfruta cada centímetro del viaje hacia el espacio… Así sintió mi cuerpo nadar en sus adentros.

IMG-20180907-WA0015.jpg

Entonces sentí aquello, aquel “Clic” que hacen las mentes que, posiblemente, se hayan conocido en otras vidas. Aquella sensación extraña de haber viajado a ese lugar que no conocías, de haber hecho antes, aquello que empezabas a realizar; ese sentimiento de que, esta idea que acabas de tener podría ser un recuerdo.

No podría olvidar que una vez lloramos. Luego de un lindo día caminando en un feo sitio de la ciudad. Sus ojos se llenaron de lágrimas y sus pupilas reflejaban impotencia. Allí pude ver su lado quebradizo, allí se rompió por el simple hecho de pensar  que los demás pensaban de ella, lo que ella no era. La abrace un momento y trate de hacerla entender que no debía dejar que otra persona la dañara, aun cuando ella quisiera a esa persona.

No recuerdo cuando nació nuestra amistad. Si fue mientras bailamos, o cuando comimos juntos. No recuerdo si fue mientras cogimos o cuando sus ojos empaparon mis hombros. De verdad que no recuerdo… Una amistad extraña para nosotros que, de habernos encontrado en otra vida, en otras circunstancias, con otra realidad; quizás aún estuviésemos viajando, yo en sus adentros y ella en mis pensamientos.

 

Fotografía: Ramón Guerrero
Modelo: Cora Gonzalez
Anuncios

Un Enero Mas

Jueves 31 de diciembre 2015, 7:37pm…

image

A esta hora comencé a escribir esta estúpida idea.

Mi pareja haciendo la cena, 2 copas de vino barato y dulce, una caja de bombones, un tarro de aceitunas y merengue dominicano de los años 80…

Este conjunto de elementos me hizo pensar en lo que ha pasado en este ciclo de tiempo que termina en unas horas.

Este año que parte dejando con nosotros nuevas experiencias, dolores, amores rotos, nuevas amistades; momentos.

A mi me trató como siempre, dándome la mano, abrazandome y en ocasiones pateandome las bolas…pero no puedo decir que me fue mal, sería muy desagradecido con la vida.

Este año hice cosas increíbles y estupideces que aún no creo que haya hecho.

Me gradué de actuación y, aún siendo novato; mi primera vez sobre las tablas de un teatro fue en el Teatro Nacional de mi país. Compartí con gente hermosa está oportunidad; personas que se han convertido en amigos entrañables, personas con las que comparto parte de mi espíritu.

Entre mis fracasos está el hecho de que a pesar que no me gusta hacer daño a otras personas la cagué como nadie, haciendo daño a gente que verdaderamente valen oro, personas que admiro y algunas que me admiran, o al menos lo hacían.

Este año que ya se acaba me mostró también lo frágil que es la vida…así como cuando una copa llena de champagne cae al piso desde la mesa o la repisa…perdí a alguien que se había convertido en pieza importante para mí crecimiento personal, sentimental y actoral…mi maestro de teatro y amigo murió…sin llegar a detalles, luego de que alguien se gana un espacio en tu alma, cuando se va; deja un agujero más grande del que llegó a ocupar, por qué el alma sabe que no volverá.

Tus energías están en todo lo que amabas querido Enrique…están en mi también, gracias por quererme maestro.

Pero no todo ha sido triste, también he vivido muchas aventuras. Me mudé de casa con alguien que tiene ya 7 años dando golpes y palmadas en mi vida, una loca a quien le pertenecen la mitad de los poemas que he escrito en este blog, aunque no sólo de amor y cariño.

Se que el viaje no será fácil, espero que cada día mejore…Y se que como alguien me enseñó; durará lo que tenga que durar y si es hasta la muerte pues mejor.

Son tantas cosas…tantos momentos de felicidad y dolor, de pensar y accionar…de dormir y de soñar.

Alguien quien comparte mi pasión por las palabras me dijo: “Lo que me importa en la vida es que estamos” Y le corregia yo que sólo estar no basta, sino más bien; ser y sentir…la existencia es sólo eso…estar, pero si no tratas de hacer aunque te equivoques, de decir aunque no te escuchen…si no intentas besar, si no trabajas para tener lo que deseas y lo que te hará feliz a ti y a los tuyos…si no abrazas, si no follas; si no intentas hacer lo que amas al menos por un momento al día, a la semana o al mes, entonces este año que no volverá, este tiempo que se esfuma como dice Sharif: “Como agua entre las manos”…entonces no aprovechaste está oportunidad.

Cada cosa tiene su tiempo debajo del cielo…pero luchar por lograr algo que si lo alcanzas romperas las nubes con la energía positiva y la alegría que causará entonces no importará el cielo, por que no habrá límites.

Sólo traten de ser y sentir…busquense y luego busquen a otros, para que la vida valga la “Alegría” 🙂

Perdón por mis estupideces, gracias por sus deseos y felicidades por sus logros.

Que pasen una linda vida.

Mis deseos para sus vidas.

Sin título

Bendiciones, felicidad y prosperidad: son los deseos más comunes en toda clase de festividades, celebraciones y días especiales.

Yo no deseare esto, esas cosas dependerán de muchas otras, incluyendo tu buena disposición frente a la vida.

Mis deseos no serán para año nuevo ni para navidad, mucho menos para noche buena; mis deseos serán para cada día, un feliz año nuevo lo puede tener cualquiera y olvidarse al día siguiente.

Les deseo sonrisas, a cada momento una, que aprendan a encontrarlas sin buscarlas. Que sepan que están en cada detalle. En aquella flor que antes era un botón, en el rocío que la cubre. En ese primer suspiro en la mañana, hay sonrisas, también, en el bostezo de un día terminado.

Deseo que sientan y que aprovechen cada sensación que su cuerpo les regale. Sensaciones al hacer algo que te gusta, esa sensación que te da cuando tienes calor y bebes algo frio, o, cuando tienes frio y alguien te da de su calor. Suspiros, orgasmos, gemidos. Cuando alguien te mira y te sonrojas, cuando escuchas un susurro y te erizas.

Con toda mi alma también deseo que se enamoren, aunque sufran. Que amen aunque lloren. Que nunca odien porque solo ganan morir por dentro. Atrévanse a hacer locuras, a cumplir deseos momentáneos. Besen, coqueteen, follen. La vida es solo una y considero que tienes derecho a hacer lo que quieras siempre que no hagas daño a terceros. (Los segundos siempre llevan daños colaterales, es un precio que hay que pagar)

Se tu mismo, o tu misma, o ambos…Se lo que eres…lo mas que puedas, siempre encontraras quien critique, quien señale, quien sea un o una idiota. Nos toca a la mayoría aceptar que todos tenemos derecho a ser diferentes y vernos como iguales.

Mis deseos son muchos…así que terminare con este:

“Elige por ti mismo lo que quieres hacer, cada decisión es una pincelada de futuro”

Es tu vida, aunque nos rodean personas que nos aman, que nos odian y algunas veces sienten las dos cosas, tenemos el derecho de elegir como cagarla en nuestra vida. Arriésgate, toma decisiones, siempre será difícil y aunque mires pros y contras al final, sabes lo que quieres.

Tenía muchos días sin publicar y aprovecho para desearles…..solo eso, desearles cosas que entiendo les harán vivir plenamente, yo tratare de tomar algunas para mí.

Un abrazo.

“El niño de la lengua larga es mi sobrino, tendrán suerte las de su generación ;)”