Aquel joven de tez oscura

aqueljovendetezoscurademispasionesHoy (18 de diciembre, 2012), luego de salir de visitar a una amiga, tome un vehículo público, llamado “Concho” en mi país, para llegar a mi casa.

En la tercera parte del trayecto, un hombre con un joven a su lado, detuvo el auto con una señal que hizo al conductor.

El hombre se acerco al auto y le pidió un favor al “Chofer” del carro, que llevara al joven a Villa Mella que se había perdido; el joven salió detrás del hombre y esperando confirmación del chofer se subió dudoso al auto.

Tímido y recogido el muchacho no dijo palabra alguna hasta que el chofer dijo como afirmando ya lo que todos sabían:

– Entonces te perdiste muchacho

El chico asintió al no saber qué contestar, de pronto una lluvia de preguntas en orden de asiento comenzó a fluir: ¿De dónde vienes? ¿Adónde vas?, el joven no contesto hasta que le pregunte si tenía alguien a quien llamar para que se ubicara bien. Aquel joven de tez oscura, de patria haitiana, con nervios exaltados y ojos dudosos me miro y con la cabeza simplemente dijo que si…le pregunte el número y llame a quien me dijo, e pase mi celular y lo devolvió en seguida pues no se logro comunicar.

De pronto el joven se emociono y pidió al chofer que detuviese el carro pues ya conocía donde estaba, pidió parada en mi barrio y por cortesía me desmonte en el mismo lugar, entonces se rompió el hielo gracias a la confianza que le dio saber dónde estaba en aquel momento y sin preguntarme me comenzó a hablar de él.

Me dijo que venía de Bani, que allí ya no había trabajo para él recogiendo arroz, que llego a vivir con un primo a trabajar en algo que encuentre.

Cruzamos la calle después de un rato por culpa de los semáforos dañados que invaden los barrios marginados.

Mientras caminábamos pensé que podría aprender o que podía enseñar en aquella oportunidad de compartir un trozo de camino con aquel joven de tez oscura, al pisar la asera ya siguió con la confianza de hablar sin temor.

Le pregunte su nombre, me dijo que se llamaba Reymon.

– Vaya coincidencia, le dije, me llamo Ramón, que es tu nombre en español; el tuyo esta en ingles, ¿cómo se dice en creole?

Pregunte, refiriéndome a su idioma natal, una mezcla de francés con africano que se formo en los años en que su país fue colonia francesa, me contesto con unas palabras que ahora mismo no recuerdo aunque no eran tan difíciles de pronunciar.

Le hice la observación de la facilidad que tiene su pueblo de aprender varios idiomas y que envidio esa virtud. Le mencione también el esfuerzo que hacen los estudiantes que son haitianos para ser mejores profesionales pues la mayoría se destaca.

En todo lo que yo decía el confirmaba con un si, como el que piensa que las oportunidades hay que tomarlas con fuerza.

Llegamos al delta de asfalto que nos separaba, le di un buen apretón de manos, me dio las gracias y se despidió amablemente.

Aquel joven de tez oscura tenía algo que muchos de mis compatriotas dominicanos no tienen, un sentido de agradecimiento, porque en ese gracias no sentí que era a mi, mas bien fue a cada dominicano que le ayudo sin mirar su nacionalidad, si no, su raza, la raza humana.

Anuncios

Autor: rguerreroc89

Amante del arte, Poeta, Fotógrafo, Filántropo, Actor y un gran admirador de la mujer y la naturaleza. Art Lover, Poet, Photographer, Philanthropist, Actor and a great admirer of women and nature #OpenMind #Actor #Fotografía #Poesia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s